Viajes a Miami: los vuelos desde la Argentina salen casi llenos pese a los precios exorbitantes

MIAMI.— Es el destino al exterior número uno. Siempre. Seguido por Madrid, Barcelona y Río. Y pese a que muchos cotizan sus pasajes para las próximas vacaciones y desisten por los precios exorbitantes, los vuelos a Miami están casi completos. Lo curioso es que las tarifas de sus butacas tienen quizá los valores más disímiles de la historia: hay pasajeros que pagaron 40.000 pesos por su asiento, mientras otros han desembolsado 700.000. En un mismo vuelo todavía se mezclan los últimos boletos a costo prepandemia con los actuales.

“Muchos de mis pasajeros que están saliendo en junio y julio están viajando con pasajes que compraron prepandemia en 40.000 pesos, que cambiaron quizá el año pasado. Las aerolíneas dieron hasta el 30 de junio último para emitir los pasajes que no pudieron usar por la pandemia”, afirma Daniel Puddu, de Nilo Viajes.

La letra chica de cada compañía varía mínimamente. Las aerolíneas americanas, por ejemplo, permitieron hacer los cambios hasta el 30 de junio para volar durante todo este año, mientras que LATAM extendió el período de cambio hasta fin del 2022.

Pero aquellos que no previeron las vacaciones con anticipación, deberán abonar valores que van de 500.000 a 700.000 pesos para un vuelo directo. “Los precios están como pocas veces visto. Claramente las vacaciones de invierno son de las más caras porque solo son 15 días, a diferencia de verano que tenés un margen más amplio. Pero nunca han estado al nivel que están ahora. Da vergüenza pasar el precio. Las tarifas están el doble: han pagado cerca de 3000 dólares un pasaje a Miami, o a España casi 4000, como si fuera una butaca en Business”, cuenta Víctor Catania, socio gerente de Ricale Viajes, uno de los mayoristas más grandes del mercado.

“Además, a Miami prácticamente no hay lugar con ninguna línea aérea —agrega—. Lamentablemente hay muchos pasajes solo de ida, de gente que nos abandona. Llevo más de 30 años en esto, y nunca en mi vida lo vi. Es increíble”.

Respecto de los precios, Puddu dice: “Hay consultas, pero cuando pasás los precios la gente se asusta. Pasás un boleto a Miami o Punta Cana en 500.000 pesos y se sorprenden. Y no hay pasajes en cuotas al exterior”.

Guido Boutet, Gerente de Marketing de la agencia Travel Services, aporta que mayo fue un mes de demanda tranquilo, pero en junio hubo un incremento del 20% de búsquedas de vuelos y alojamientos en Miami, “mayormente solicitado por personas de entre 50 y 60 años, cuya estadía promedio es 14 días”.

La suba de la demanda se dio justo antes de la crisis económica que se desató en el país, luego de la renuncia de Martín Guzmán al Ministerio de Economía. Incluso todo el sector turístico está expectante de las medidas que pueda tomar la flamante ministra de Economía, Silvina Batakis, que ya declaró que “el derecho a viajar colisiona con la generación de puestos de trabajo”.

¿Por qué esos precios? Se mezcla la demanda contenida (pasajeros que hace dos años no viajan), junto con una menor cantidad de frecuencias. Hay líneas aéreas que se fueron, y rutas que se levantaron. Boeing y Airbus no están entregando aviones, lo que genera una cadena de faltantes. Por último, también sucede que la mayoría de las compañías aéreas despidieron empleados y ahora falta gente para despachar vuelos o recibirlos. A veces se ven forzadas a cancelarlos.

Solo American Airlines y Aerolíneas Argentinas ofrecen conexión directa con Miami. Con escala hay opciones más económicas en Copa, Avianca, LATAM, o Boliviana de Aviación. Los actores del mercado estiman que la Argentina tiene alrededor de un 75% de los vuelos que había en 2019. Los precios vuelven a bajar para mediados de agosto, cuando los tickets pasan a 1200 dólares promedio.

Los pasajes económicos con valija incluida también quedaron en el pasado. Generalmente ahora hay tres tipos de precio: sin equipaje, con una valija y dos valijas, salvo Boliviana de Aviación cuya tarifa es siempre con dos valijas.

El alquiler de auto también viene con efecto pospandemia. En Miami, como en el resto de Estados Unidos, los valores se duplicaron. Mientras una semana de auto de un Toyota Corolla por ejemplo en Alamo, o Avis solía costar 250 dólares a principio del 2020, hoy vale el doble. Motivo: con el surgimiento del Covid, las compañías salieron a vender autos. Cuando quisieron reponerlos no había suficientes, y cuestan caros. Ahora la oferta no llega a abastecer la demanda.

Miami es el destino del exterior más elegido por los argentinos

Miami es el destino del exterior más elegido por los argentinos

La inflación es otro de los cambios de los últimos tiempos. Aquellos pasajeros que solían viajar no encontrarán los mismos precios en ningún producto, empezando por la nafta, que costaba un promedio de 2,40 dólares el galón a fin de 2019, y ahora cuesta el doble.

Los departamentos son cada vez más solicitados versus los hoteles. Allí los precios no escalaron de la misma forma, apenas un 20% respecto de 2019. Un monoambiente puede costar 120 dólares, un dormitorio de 150 a 200, y un dos dormitorios de 250 a 300 dólares la noche. Los argentinos que eligen parar en un departamento no solo lo hacen por comodidad. También es una forma de abaratar comidas.

La visa es otro de los cambios en esta nueva era de viajes. La embajada de Estados Unidos otorga turnos con mucho retraso, y las citas son para un año o más en adelante. Puddu, conocido como “El Agente de Viajes” en Twitter (@harrylpg), recomienda a sus seguidores meterse en la web para tratar de adelantar la cita. “A aquellos que se les vencía la visa y tenían que renovarla, a la mayoría les piden que se saquen la foto y las huellas en el CAS. Si sos constante podés conseguir adelantar tu cita para este año, o hasta para los próximos 10 o 15 días, ya que se van liberando unos pocos turnos, pero hay que entrar a cada rato. Para las visas nuevas están dando turno para el 2024″, afirma.

Para entrar a Estados Unidos ya no hace falta test de Covid, pero sí tener vacunación completa (alcanza con dos dosis aprobadas). La segunda dosis debe haber sido suministrada con una antelación mínima de 15 días al viaje. En el aeropuerto de Ezeiza se debe llenar una declaración jurada.

Lo barato sale caro

Comprar con anticipación y flexibilidad de fechas son requisitos para abaratar el aéreo. Pero hay que tener cuidado en qué portal se compran los tickets.

“Lo vivo todos los días. La gente se mete en buscadores que no son locales como Kayak, eDreams, o Expedia, y al no ser local te sale la tarifa en pesos, porque la máquina te hace la conversión automáticamente. Pero una página extranjera no te agrega el impuesto país, no te agrega el 65%. Compran creyendo que pagan 400.000 pesos, mientras que uno le pasó 600.000, y cuando les llega la tarjeta les llega con el 65%. Lo peor es que se lo agregan sobre el total, mientras que en la Argentina el 65% se grava sobre la tarifa y no sobre los impuestos”, explica Catania.

Dado que para la tarjeta de crédito es una compra en dólares o euros, el impuesto se le aplica sobre el total. “Tengo cantidades de quejas de pasajeros, y la primera pregunta que le hago es: ‘¿en qué página lo compraste?’”

Relacionados