Se demoran los retoques al cepo importador y el Banco Central tuvo que vender otros US$170 millones de sus reservas

Con los retoques al cepo importador aún en etapa de estudio, el Banco Central (BCRA) debió vender hoy otros US$170 millones de sus exiguas reservas propias para atender los pedidos de compra que habían atravesado el filtro oficial.

De este modo, la entidad ya perdió unos US$555 millones por intervenciones sobre la plaza para evitar un salto en la cotización del billete en las últimas seis ruedas, es decir, a raíz de US$92,5 millones por rueda.

El monto vendido en ese lapso representa el 15% de las reservas netas que hoy exhibe (y quedaron reducidas a unos US$3700 millones), tras haber enviado en las anteriores 48 horas dos pagos por 687,5 millones y 1326,7 millones de derechos especiales de giro (DEG) al FMI, lo que deja a la vista la necesidad de contar con el nuevo refuerzo del organismo.

Buena parte de ese egreso está generado por la demanda de dólares para atender los pagos cash que el país está obligado a realizar por las importaciones de energía y combustible, al no haber desarrollado en los últimos años políticas que favorezcan la explotación de un recurso que existe en el país. Esas compras vienen de crecer 227% interanual en mayo, según el Indec.

Según los datos conocidos, el aporte oficial representó el 70% del volumen operado en el segmento de contado (fue de apenas US$239,872 millones) al retraerse la oferta en un momento en que los precios de los granos comienzan a verse afectados por el aumento global en el costo del dinero, al estar encarando distintos bancos centrales del mundo aumentos en las tasas de interés de referencia y rescates de la liquidez inyectada en tiempos de pandemia.

De esto modo, como advirtió días atrás LA NACION, el BCRA va camino a cerrar el peor junio en cuanto al saldo de intervenciones en el mercado desde 2018, mes en que la entidad había resignado US$1265 millones en medio de la corrida contra el peso activada a fin de abril de este año y con libertad para la compra y venta de divisas, dado que a siete ruedas de finalizar el mes muestra un rojo en torno a los US$325 millones por esa actividad.

Comparaciones odiosas

Comparaciones odiosas

De hecho, sería el primer mes de junio, con algún tipo de cepo en vigencia, con saldo desfavorable al respecto, es decir, una situación inédita, ya que se trata de un mes en que el impacto de la liquidación de la cosecha gruesa en la oferta de divisas se suele hacer sentir generando las condiciones para que el BCRA embolse el diferencial con la demanda, lo que les aportó a sus reservas de un promedio de US$700 a US$900 millones, en años “normales” o hasta un máximo de US$1768 millones, como en junio de 2007.

“Se dice que hoy US$160 millones se fueron por pagos de importaciones energía. Es sin duda la mayor erosión y en el peor momento, es decir, cuando el desdoblamiento cambiario (de facto) se volvió un búmeran: brecha muy alta, dólar comercial muy barato, cualquier importador, por el sólo hecho de mantener cupos, va a pedir lo que pueda”, alerta el economista Fernando Camusso, director de Rafaela Capital.

Incluso quedó a la vista un vano intento del BCRA por dosificar la venta de reservas, que se develó porque dejó correr 7 centavos al alza al dólar mayorista vendedor, que se venía operando a $124,03 para la venta hasta la última hora de la rueda, pero cerró $124,10 por unidad. Esto supone un inusual ajuste de veinticinco centavos en el precio de venta, el mayor nominal en más de dos años. Incluso hace que el billete, a falta de una rueda para terminar la semana, suba ya “$1,18 contra $1,13 de aumento en toda la semana anterior”, hizo notar el operador y analista Gustavo Quintana, de PR Cambios.

“Si el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC) operó US$240 millones y el BCRA tuvo que aportar US$170 millones, es que los privados liquidaron apenas US$70 millones, la nada misma. Ergo: casi nadie vende. Demasiado tiempo con brecha en alza secó al MULC y esto se pone cada vez más feo. Y no se corrige, aunque ya dejen correr el tipo de cambio al 4,2% mensual”, observó concluyente el analista Andrés Reschini, de F2 Soluciones Financieras.

Relacionados