River quiere vivir una fiesta con el regreso de los bombos al Monumental, pero hay alerta máxima por el enojo de la barra brava y sus amenazas