Proponen una norma que les impida jugar a los futbolistas con procesos avanzados por violencia de género