Boca la pasó mal ante un gran Racing pero recurrió a su mística en los penales y se metió en la final de la Copa de la Liga