“Luque como médico era un gran fan”: el abogado Víctor Stindale declaró en la causa por la muerte de Maradona

El abogado Víctor Stinfale declaró ante la Justicia que vio a Leopoldo Luque como “un buen amigo” o “un gran fan” de Diego Armando Maradona, pero no como un médico de prestigio para operarlo. También, bajo juramento de decir la verdad, sostuvo que en la internación domiciliaria “no se hizo nada” de los que se había hablado y cuestionó el hecho de que creyeron que el único problema era el alcohol cuando “se murió del corazón”.

Stinfale declaró ayer en la Fiscalía General de San Isidro en el marco de la causa donde se investigan las circunstancias que rodearon la muerte de Maradona, expediente donde siete profesionales de la salud están imputados por presunto homicidio con dolo eventual.

Los fiscales Cosme Iribarren, Patricio Ferrari y Laura Capra, funcionarios a cargo de la investigación, querían conocer qué rol tuvo él en las decisiones que se tomaron en torno a la cirugía por un hematoma subdural a la que Maradona fue sometido el 3 de noviembre pasado en la Clínica Olivos y su posterior externación e internación domiciliaria en una casa alquilada de Tigre, donde el astro del fútbol murió el 25 de noviembre pasado.

Según la declaración testimonial a la que accedió la agencia de noticias Télam, el letrado dijo que conoció a Maradona en 2000, que al principio lo asesoraba en cuestiones legales, pero que nunca fue su apoderado y que con él “surgió una amistad hasta el día del fallecimiento”.

Explicó que el 3 de noviembre pasado vio por los medios que “tenía un problema en el cerebro” y una conferencia de prensa de Luque.

”Yo a Luque no lo conocía. Lo vi por la tele cuando dijo que era adicto. Yo lo llamé a [Matías] Morla y le dije quién es ese bobo [sic] que dice esto. La idea era preservarlo a Diego. Si se habla de Diego que sea en programas de deportes y no en programas de chismes”, sostuvo Stinfale.

El testigo explicó que consiguió el teléfono de Luque, lo llamó y su colega le explicó que tenía todo preparado para operar a Maradona en la Clínica Olivos y que él le dijo “eso no va a ser así”.

”A través de mis sentidos percibí que no tenía espalda para operar a Maradona. Le dije textual ‘flaco conseguime los cuatro mejores de Argentina porque yo no te dejo entrar a la clínica’”, recordó Stinfale.

Leopoldo Luque, médico personal de Diego Maradona, que se tomó la última fotografía pública conocida con el crack tras la operación en la Clínica Olivos
Leopoldo Luque, médico personal de Diego Maradona, que se tomó la última fotografía pública conocida con el crack tras la operación en la Clínica Olivos

”Tal vez si hubiese renunciado ese día no estaría pasando lo que está pasando”, dijo el abogado sobre el principal imputado en la causa por la muerte de Diego.

En varios tramos de su testimonial, según Télam, Stinfale insistió en que no veía a Luque como un médico de prestigio:

“Cuando llegué [a la clínica] ya estaba Luque dándole la mano a Diego. La realidad es que no me pareció como médico, me pareció un buen amigo, un buen fan. Esa fue mi impresión”, dijo.

Aclaró que la decisión de que lo operaran otros médicos y no Luque no fue solo suya sino también de un diálogo que tuvo en la clínica con Gianinna Maradona.

”Le dije que ese muchacho no podía operar, lo veía como un pibe (…) y Giannina me dice textual ‘por fin uno que opina como yo’”, recordó.

El abogado contó que le informó a Luque que él no iba a participar de la operación, reconoció que tuvieron “un encontronazo”, pero que después el neurocirujano lo aceptó.

”Le digo ‘quedate tranquilo Leopoldo que cuando termine la operación vas das la conferencia de prensa y salís campeón del mundo’”, explicó al hacer referencia a que ese día Luque habló con los medios como si él hubiera hecho la cirugía.

”Cuando vuelve de la operación que lo traen a Diego, Luque se pone en cuclillas y empieza a llorar, entró en estado de emoción, como shockeado. Yo ahí noté un sentimiento de Luque hacia Diego muy fuerte”, reconoció.

Y agregó: “Tenían un afecto entre ellos. Luque como médico era un gran fan”. Luego, explicó que por los problemas que Morla tenía con las hijas de Maradona, le pidieron a él que participara de la reunión del 10 de noviembre donde se decidió la externación y la internación domiciliaria en la casa del barrio San Andrés, en Tigre, donde finalmente falleció el 25 de ese mes.

”El punto era ponerse de acuerdo en cómo iba a ser el proceso en Tigre. Había un punto que era el principal que era cuidar que no entre alcohol a la casa”, dijo y recordó que las hermanas o las hijas de Diego contaron que la internación domiciliaria la iba “a cubrir Swiss Medical, que habría una ambulancia, como que tenían apoyo de la empresa de medicina prepaga privada”, según Télam.

A preguntas de los fiscales sobre cómo evalúa esa internación, respondió: “Por lo que uno escucha, lee y se va enterando por los medios, no se hizo nada de lo que se habló en la clínica”.

“Maradona estaba hinchado, con 110 pulsaciones en reposo. Era una falla cardíaca no hace falta tener tanto conocimiento para darse cuenta de eso”, comentó. ”En el fondo, lo que creo es que creyeron que el problema era el alcohol y se murió del corazón. Ahí todos pensaban que sacando el alcohol estaba solucionado, pero se les fue por otro lado”, opinó.

Por último, cuando le preguntaron por qué Morla lo mencionó como “el jefe” en un mensaje de voz que le mandó a Luque, Stinfale contestó que creía que el apoderado del “10” se refería así hacia él “por respeto” y afirmó: “Yo no era jefe con los temas respecto de Maradona”.

Para determinar si hubo un delito en las circunstancias que rodearon la muerte de Maradona, ocurrida el 25 del mes pasado, el fiscal general de San Isidro, John Broyad, coordina un equipo especial de investigadores, integrado por su dos adjuntos, Iribarren y Ferrari, y la fiscal de Benavídez, Capra.

El expediente tiene a siete personas imputadas del delito de homicidio con dolo eventual.

LA NACION

Conocé The Trust Project

Relacionados