Los Correa entraron y aprovecharon su presente goleador en Europa para darle una sonrisa a la Selección