Lionel Messi sufrió una patada brutal: Adrián Martínez casi lo rompe, solo vio una amarilla, pero se fue expulsado gracias al VAR