Reims, la ciudad de reyes y del champán que aguarda en alerta máxima el debut de Messi en el PSG