Fórmula 1: el Gran Premio de Bélgica llega con las marcas recientes de una tragedia y un desastre natural