De prohibir la tecnología a anunciar la toma de Kabul por Twitter: por qué los talibán cambiaron su postura