A José Daniel Valencia, campeón mundial en 1978, le vaciaron su casa cuando salió a cenar: “La impotencia es enorme”