A Novak Djokovic los domingos no hay con qué darle: sólo hay que aplaudirlo de pie