Polémica por la decisión de Axel Kicillof de licitar millonarias “minigobernaciones”

El gobierno bonaerense realizará hasta el 16 de junio 25 llamados a licitación para hacer una suerte de “minigobernaciones”. Las llama “Casas de la Provincia”. Se trata de edificios destinados a albergar oficinas con dependencias estatales -IOMA, IPS o ARBA, por ejemplo- en cada municipio, con el objetivo de unificar las ventanillas de atención al público.

Para las obras anunciadas -que en La Plata las bautizaron como “minigobernaciones”- hay, hasta ahora, un presupuesto previsto de aproximadamente 4000 millones de pesos. Y se estima que las partidas podrían ampliarse a unos 12 mil millones de pesos: el gobierno dejó trascender que la idea es hacer una casa de provincia por cada intendencia. Hay 135, pero hay que descontar a La Plata, que tiene la sede del gobierno provincial.

La inversión es cuestionada por sectores de la oposición, que sostienen que al margen del eventual beneficio para ciudadanos, no se trata de una prioridad en medio de una crisis económica, social y sanitaria, que golpea fuerte producto de la pandemia de coronavirus.

La Provincia, en cambio, la defiende: asegura que es buena para los vecinos, que fue consensuada con los jefes comunales y que no impide otras obras. Además, apunta al ahorro que implicaría dejar de alquilar edificios en el interior.

El bloque Cambio Federal presentó hoy un pedido de informes en la Legislatura en el que pide al gobierno de Axel Kicillof que de explicaciones sobre los alcances de estas “filiales” de la Gobernación. La presentación busca ahondar en los criterios de “razonabilidad” para destinar ese dinero. Entiende la oposición que es dinero que puede destinarse a asistencia social, económica y sanitaria.

LA NACION consultó a fuentes del gobierno bonaerense, quienes justificaron las medidas. “Tenemos récord de licitaciones en la provincia porque estamos con una cantidad tremenda de obras”, indicaron, y aseguraron que la construcción de estos establecimientos está atado a un plan de infraestructura de la Provincia. “Apunta a la recuperación productiva, a la aceleración de puestos de trabajos, a la modernización y a la puesta en valor del estado provincial”, agregaron.

Y sostuvieron que, si bien en todos los municipios bonaerenses ya existen delegaciones provinciales, en esencia, las Casas de la Provincia tienen por objetivo funcionar como centros de trámites de organismos provinciales: conviven distintos servicios, organizados en 18 delegaciones.

Según datos a los que accedió este medio, la provincia de Buenos Aires hará, entre hoy y el próximo 16 de junio, unos 25 llamados a licitación para la construcción de Casas de la Provincia. General Madariaga, Partido de la Costa, Chascomús, Baradero y San Antonio de Areco son algunos de los municipios que verán las obras que están valuadas entre 182 millones de pesos y 146 millones de pesos, cada una.

Fuentes de la administración bonaerense dejaron trascender que, en general, “son muy pocas las dependencias que tienen un lugar propio”. “En general, se alquilan, lo que genera un gasto enorme a la Provincia”, indicaron, al tiempo que destacaron que el objetivo detrás de estas construcciones está vinculado a “centrar dependencias para que trabajen mejor y sean más eficientes”.

Asimismo, Rodolfo Macera, el director provincial de Arquitectura, sostuvo: “Para nosotros es un proyecto necesario, nacido de una autoría compartida entre el gobierno provincial y muchos intendentes que plantearon esta necesidad”.

Uno de los cuestionamientos del pedido de informes que realizó el diputado Guillermo Bardón está centrado en el supuesto beneficio que alega la provincia para evitar que vecinos del interior tengan que viajar a La Plata, donde está la sede central del gobierno.

“Consideramos prudente que este cuerpo sea informado sobre la necesidad de licitar Casas de la Provincia en municipios como Berisso, Ensenada, Berazategui y/o Cañuelas, dado que se encuentran a distancias razonables de la capital provincial”, observó el legislador.

Al consultar a fuentes provinciales por esta inquietud, se justificó la decisión: “Hay que ponerse en lugar de un vecino de uno de esos municipios que se tiene que venir para La Plata: es tiempo, es plata, es trabajo. Por más que esté cerca, le generas un incordio a la persona”. “El objetivo es hacer más eficiente la atención del Estado y tratar de evitar esa concentración y ese traslado innecesario”, se enfatizó.

Conocé The Trust Project

Relacionados