Pasaportes de vacunación en el mundo: cómo avanzan y cuáles son sus obstáculos

NUEVA YORK.- Deseosos de evitar perder los ingresos de otra temporada debido a la pandemia del coronavirus, la Unión Europea (UE), algunos gobiernos asiáticos y la industria de las aerolíneas están luchando por desarrollar los llamados pasaportes de la vacuna contra el Covid-19 para ayudar a impulsar los viajes internacionales.

Ya son varios los países que están trabajando en sistemas que permitirían a los viajeros usar aplicaciones de teléfonos móviles para demostrar que han sido vacunados, lo que podría ayudarlos a evitar los engorrosos requisitos de cuarentena en sus destinos. Pero los múltiples esfuerzos subrayan la falta de un sistema internacional central para verificar electrónicamente el estado de vacunación. Los proyectos también enfrentan desafíos técnicos al trabajar juntos, mientras persisten las preguntas sobre la privacidad y la desigualdad de vacunas. Los pasaportes de vacunación agregarían otra capa digital a la multitud de aplicaciones de seguimiento de contactos y salud de coronavirus existentes que han implementado muchos países y estados.

Su uso a nivel nacional para reabrir las economías locales fue objeto de acalorados debates, y muchos se oponen a exigirlos para pubs, conciertos y eventos deportivos. Sin embargo, hay más impulso para usarlos para viajes internacionales, especialmente a medida que países como Islandia abren sus fronteras a los visitantes vacunados y otros como Arabia Saudita comienzan a permitir que los ciudadanos vacunados viajen al extranjero.

La decisión de la UE la semana pasada de abrir sus fronteras a los viajeros completamente vacunados agrega aún más urgencia. A continuación, se muestra cómo funcionan los pasaportes de vacunas:

La primera parte de un pasaporte de vacunación es el registro de vacunación oficial o electrónico aprobado del usuario. La Unión Europea, China y Japón están trabajando en sus propios certificados de vacunación digitales para viajes transfronterizos. Mientras tanto, el Reino Unido actualizó su aplicación del Servicio Nacional de Salud la semana pasada para permitir que los usuarios completamente vacunados demuestren su estado cuando viajan al extranjero, coincidiendo con una flexibilización de las reglas de viaje. Asimismo, se están realizando pruebas para el certificado digital de la Unión Europea, que también confirmará los resultados de la prueba Covid-19 o la recuperación del virus y está programado para comenzar a funcionar a fines de junio, lo que permitirá a los residentes reunirse con amigos y familiares que viven en 30 países europeos.

No obstante, todavía no está claro dónde y cómo se verificará exactamente el certificado de los viajeros en la UE, que no tiene puntos de control fronterizos internos. Ante esto, los funcionarios en Bruselas dicen que eso dependerá de cada país. La idea es que los viajeros muestren un código QR en sus teléfonos para poder escanearlo, digamos, en un aeropuerto o estación de tren, utilizando una aplicación de verificación oficial que verifica con bases de datos nacionales, a través de una “puerta de enlace” técnica de la UE.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) no recomienda la prueba de vacunación como requisito para los viajes internacionales, citando la distribución desigual de las vacunas, incluso cuando consulta sobre una guía provisional para desarrollar un “Certificado de vacunación inteligente”.

Aplicaciones de viaje

Los viajeros también necesitan una aplicación de teléfono inteligente para llevar cualquier certificado oficial de vacunación. El proyecto de la UE incluye tecnología de código abierto que los países europeos pueden utilizar para crear sus propias carteras móviles oficiales. La Asociación de Transporte Aéreo Internacional, un grupo de la industria de aerolíneas, tiene su IATA Travel Pass para teléfonos inteligentes, al que se han suscrito aerolíneas como Qantas, Japan Airlines, Emirates, British Airways y Virgin Atlantic. Un esfuerzo rival, la organización sin fines de lucro CommonPass, ha ganado terreno con aerolíneas como Cathay Pacific, JetBlue, United y Lufthansa, y asegura que sus usuarios podrán tener credenciales de vacunas a mediados de junio.

Aplicación de control en Chile
Aplicación de control en ChileMARTIN BERNETTI – AFP

Los viajeros ya pueden usar las aplicaciones para verificar que los resultados de la prueba Covid-19 sean aceptados en su destino. Hasta ahora, Travel Pass y CommonPass solo están disponibles para los viajeros de las aerolíneas que los utilizan. Ambas también se pueden integrar en aplicaciones de viajes para que los usuarios puedan verificar el estado de su vacuna cuando se registran en línea. También se espera que ambas funcionen con los certificados de la UE. En medio de una perspectiva de viajes atenuada por la pandemia, el director ejecutivo de CommonPass, Paul Meyer, dijo que los pasaportes de vacunas solo se generalizarán más. “Nuestra expectativa es que seguirá siendo un requisito para los viajes internacionales”.

Los viajeros de negocios como el ejecutivo de relaciones públicas británico Richard Fogg agradecen los pasaportes de vacunas. La firma de Fogg redujo sus planes para asistir a una importante feria comercial de telecomunicaciones en Barcelona el próximo mes, dadas las reglas de cuarentena para las personas que regresan al Reino Unido.

“Esos 10 días de cuarentena tendrán implicaciones comerciales negativas, no hay forma de evitarlo”, dijo Fogg, aunque reconoció las compensaciones, incluidas las preocupaciones sobre la privacidad de los datos. Eymeric Segard, director ejecutivo de Lunajets, corredor de aviones privados con sede en Ginebra, señaló que los viajeros ya entregan pasaportes con datos personales a su llegada. “Personalmente, ya sabes, me encantaría decirle a cualquiera, sí, estoy vacunado o no, no estoy vacunado”, dijo, agregando que los pasaportes de vacunas ayudarían a evitar la “pesadilla logística” de las múltiples pruebas de Covid-19 cuando se visite otros países de la UE.

Una enfermera prepara una vacuna de Pfizer contra el COVID-19 en la Villa de Vacunación, en Amberes, Bélgica
Una enfermera prepara una vacuna de Pfizer contra el COVID-19 en la Villa de Vacunación, en Amberes, Bélgica

¿Y los documentos falsos?

Los documentos falsos, relativos al Covid-19, que fueron vendidos por estafadores han sido un problema durante la pandemia, pero los desarrolladores dicen que las versiones digitales tienen salvaguardas que los hacen difíciles de falsificar. La IATA afirma que no verifica los resultados de las pruebas o el estado de la vacunación, pero actúa como conducto para que los laboratorios registrados envíen de forma segura esos detalles a los viajeros cuya identidad la aplicación puede coincidir con la persona que realizó la prueba o la vacuna. La aplicación escanea el rostro de un viajero usando la cámara del teléfono y lo compara con los detalles biométricos del pasaporte, y hay controles para evitar que otra persona use su identidad.

Los pasaportes de vacunación son un tema polarizador, con discusiones en línea que destacan los temores infundados de que se usarán para controlar a las personas, restringir la libertad y erosionar la privacidad. Los desarrolladores enfatizan que los datos personales mínimos se guardan en los teléfonos, y lo único que se transmite son las claves de cifrado que permiten intercambiar información de forma segura.

Si se hace correctamente, esto no conlleva un nivel adicional de riesgo de privacidad porque simplemente está colocando un estado de credencial de sí o no”, dijo Kevin Trilli, director de productos de la empresa de verificación de identidad Onfido, que está trabajando en la tecnología detrás de las tarjetas de vacunación.

También está la cuestión de qué tan bien funcionarán juntos varios sistemas de credenciales de vacunas y si los países reconocerán los certificados de los demás. El gobierno del Reino Unido ha advertido que actualmente no muchos países aceptan pruebas de vacunación de los viajeros. “No se puede tener un sistema interoperable el día cero”, pero con el tiempo se solucionarán los problemas, lo que ayudará a sentar las bases para la próxima pandemia, dijo Trilli. ¿Qué pasa con las personas que no tienen teléfonos inteligentes? ¿O familias que no tienen un dispositivo para cada miembro? Los funcionarios de la IATA y la UE dicen que están trabajando en soluciones, incluidas las opciones en papel.

El Mercurio/GDA y agencia AP

LA NACION

Conocé The Trust Project

Relacionados