Le dijeron que no iba a caminar, luchó 11 años para lograrlo y está a punto ser la primera piloto discapacitada de Latinoamérica