Lara Arreguiz: las marcas indecentes que dejan algunas vacunas

El jueves 13 de mayo Lara Arreguiz volvió del gimnasio con algunos síntomas: tenía tos y frío, aunque creyó que podía ser por los cambios de temperatura. Al día siguiente, continuó con los síntomas y manifestó que se sentía ahogada, a pesar de las nebulizaciones. Sus padres la llevaron al centro de salud Protomédico. Allí la sentaron en una silla de ruedas porque no había camas. Le realizaron estudios que determinaron que tenía pulmonía bilateral.

El 15 de febrero, se conoció uno de los primeros escándalos relacionados con las vacunas en la localidad Luis Piedrabuena en Santa Cruz. El Intendente Federico Bodlovic se vacunó junto a su esposa, su padre, el presidente del Concejo deliberante y hasta su chofer. Esto provocó una protesta de los vecinos que marcharon exigiendo que se vacune al personal sanitario, en ese momento solo había 5900 vacunas en toda la provincia.

El 14 de mayo Lara seguía sintiéndose mal, preocupados los padres decidieron llevarla al Hospital J.B. Iturraspe, en Santa Fe, que carecía de camas disponibles en el sector de terapia intensiva.

El 16 de febrero el diputado del Frente De Todos, Juan Benedicto Vázquez, aparece como vacunado en la localidad de Gobernador Gregores, Santa Cruz, donde supo ser Intendente. Con 54 años fue el primer Diputado que apareció en una lista de vacunados vip.

El 17 de mayo le dijeron a Alejandro, el papá de Lara, que no había camas. Por esa situación, Lara esperó atención acostada en el piso, tapada con una campera que le prestó una señora para no sufrir frío. “Estuvo hasta las 21 en la guardia y después la llevaron al Iturraspe antiguo, donde había una cama para ella”, explicó esta semana en una entrevista. Su mamá, Claudia no podía verla aislada por Covid.

El 18 de febrero estalló el escándalo conocido como el Vacunatorio Vip cuando el periodista Horacio Verbitsky reconoció haberse vacunado en el mismo ministerio con la anuencia del exministro Ginés González García, hecho que le costó su cargo al funcionario. Cuatro días después el gobierno reconoce que fueron 70 los privilegiados que se vacunaron de esa manera, entre ellos el Procurador del Tesoro, Carlos Zannini y su esposa, funcionarios del área de Hacienda, todos menores de 40 años como el secretario privado del ministro, Pablo Salinas, Vera Voskayan, de 32 años, secretaria de Guzmán, Maia Colodenco de 38, que es funcionaria del ministerio y Melina Mallamace de 32 años, jefa de Gabinete de la misma cartera, también el embajador en Brasil, Daniel Scioli, senadores y diputados, como Jorge Taiana y Eduardo Valdés, entre otros funcionarios, empresarios y amigos del poder.

El jueves 20 de mayo, desde el Hospital, le enviaron a Alejandro un mensaje preguntando si no quería ir a ver a Lara un ratito. “Me pareció raro. Fui, y cuando arribé, estaba muy mal, con una máscara de oxígeno. Me miraba y me hacía señas de que estaba ahogada. Me quebré, no podía verla así. Me fui, pero al llegar a mi casa avisaron que Lara había pasado a terapia y que la habían intubado. Pero a las 3 de la mañana del viernes nos avisaron que falleció”, relató Alejandro.

Lara tenía 22 años, estudiaba veterinaria en la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y vivía en Esperanza, a 45 kilómetros de Santa Fe. Desde los 10 años Lara estaba diagnosticada con “Diabetes 1”, por esa razón era insulinodependiente, paciente de riesgo frente al Covid. No estaba vacunada.

El plan de vacunación desde su inicio está salpicado por los casos de vacunación vip que no solo se dieron en el circuito Hospital Posadas-Ministerio de Salud, que hoy investiga la Justicia Federal, sino que se repitió en distintas ciudades siempre con el mismo modus operandi: militantes del oficialismo y allegados accediendo a vacunas que no les corresponden y, en muchos casos, celebrándolo, subiendo a las redes fotos provocadoras por su grado de inmoralidad y falta de empatía con la situación crítica que afecta a toda la sociedad.

Desde principios de febrero aparecieron denuncias por vacunas aplicadas fuera de protocolo sanitario en Santa Cruz, Gualeguaychú, Entre Ríos; Esperanza, Santa Fe, entre otras provincias y en distintos municipios de la Provincia de Buenos Aires con en decenas de militantes jóvenes que justificaron su vacunación por pertenecer a un área de gobierno, que van desde operar en un call center que orienta posibles infectados hasta actores de programas culturales.

Todo esto en medio de un lento y oscuro plan de vacunación. Las vacunas se compraron mal y tarde. Muchas preguntas hay alrededor de los contratos firmados y no cumplidos, con los acuerdos no alcanzados con ningún laboratorio americano, no solo Pfizer, que el jefe de gabinete, Santiago Cafiero, no responde en el Congreso de la Nación, a pesar de estar obligado a hacerlo.

La campaña de vacunación es pausada por los tiempos políticos, Misiones es un ejemplo, donde se reservaron vacunas para inocularlas masivamente antes de las elecciones del 6 de junio. Además, por decisión estratégica, en Argentina no se vacuna de domingo a domingo y de sol a sol como en otros países. ¿Se ralentizó la campaña de vacunación porque ante la falta de vacunas el gobierno decidió administrar la escasez para evitar la llegada del día donde el país se quede sin vacunas? A partir de esta semana, si se cumple con la llegada de 4 millones de vacunas y se vacune más rápido, se podrá demostrar si esta suposición es correcta.

La foto de Lara tirada en el piso del Hospital esperando una cama, como fue la del Abigail en brazos de su padre para ingresar caminando a Santiago del Estero, son algunas de las imágenes más tristes que nos va a dejar esta pandemia, porque son hechos donde la tragedia está agravada por los errores de gestión, la desidia de los funcionarios y el egoísmo político.

Imágenes que contrastan con dureza con las que circulan en redes, con jóvenes ofreciendo su brazo a la jeringa, mientras saludan con los dedos en V, desnudando los valores de quienes dicen ver en el otro a la patria, razón por la que militan en busca de mayor igualdad. Nada de eso demostraron al aprovecharse del privilegio de pertenecer al poder político de turno para vacunarse primero, aun sabiendo que el gobierno al que pertenecen no fue capaz de garantizar vacunas a todos los que integran los grupos prioritarios. Un comportamiento que los ubica más cerca de viejas prácticas oligárquicas que del espíritu moderno y progresista que pregonan.

Lara tenía sueños como cualquier joven de su edad, quizás los mismos de muchos de los jóvenes militantes que se vacunaron ilícitamente. Muchos chicos comparten quimeras de futuro porque tienen toda la vida adulta por delante, de algún modo eran iguales, excepto que ella careció del privilegio de pertenecer a su casta.

Somos muchos los que creemos que numerosos contagios y muertes pudieron evitarse si se utilizaban esas vacunas aplicadas con privilegios, que aún hoy existen, a pesar de que siguen escaseando dosis, en quienes correspondía, como lo dicta el supuestamente estricto protocolo sanitario con prioridades para pacientes de riesgo.

Quizás el tiempo haga justicia y la marca que deja en los brazos la vacuna les haga recordar a cada uno de los que se vacunaron indebidamente la tremenda indecencia en la que incurrieron.

Conocé The Trust Project

Relacionados