Día del Visitador Médico: la gestión de Ramón Carrillo que instauró la fecha

El Día del Visitador Médico se celebra cada 26 de mayo en la Argentina y la fecha se oficializó en 1947, gracias al impulso del Dr. Ramón Carrillo“>Dr. Ramón Carrillo, considerado “el padre de la salud pública” en el país.

Cabe recordar que en aquel momento Ramón Carrillo era Secretario de Salud de La Nación, además del responsable de institucionalizar formalmente la figura del visitador médico. En el marco de la ley, también se los denomina: “agentes sanitarios de propaganda médica”.

Carrillo expresaba públicamente que los agentes de propaganda médica ejercían un rol esencial como auxiliares de la salud pública y privada. Esta figura se convirtió en lo que hoy se conoce como “visitador médico”.

Se trata de aquellas personas encargadas de visitar los consultorios de médicos especialistas ofreciendo información actualizada tanto sobre productos como medicamentos desarrollados por la industria farmacéutica. Además, cumplen la función de reforzar la permanencia de los remedios ya instituidos.

Los logros sanitarios de Ramón Carrillo que lo convirtieron en un referente

En 1946, Ramón Carrillo fue el primer Ministro de Salud de la Nación durante la presidencia de Juan Domingo Perón. Entre algunas de sus profesiones, fue neurocirujano, médico sanitarista y neurobiólogo.

Junto a su equipo, fue el responsable de la “Teoría general del hombre”, expresada en trabajos de antropología filosófica de la escuela neurobiológica argentino-germana, que integró junto a otros profesionales.

La gestión del Dr. Carrillo estuvo vinculada al desarrollo de la medicina preventiva, labor que también ejecutan los visitadores médicos poniendo en conocimiento de los profesionales de la salud los avances farmacéuticos.

Otra característica del ministro en su gestión fue el concepto de “centralización normativa y descentralización ejecutiva”, cumpliendo normas sanitarias incorporadas en la sociedad argentina tales como:

Algunas de estas campañas fueron las de la vacuna antivariólica, antidiftérica, contra la fiebre amarilla, las enfermedades venéreas y otros flagelos.

Y, finalmente, también se destaca en la gestión de Ramón Carrillo como Ministro de Salud, la creación de la Empresa de Medicamentos del Estado Argentino (Emesta), primera fábrica nacional de medicamentos.

Esta institución se creó para cubrir la necesidad de abastecimiento de medicamentos a bajo costo, apoyando a la industria de los laboratorios nacionales con incentivos económicos.

Esta medida garantizó que la población tuviera acceso a su medicación, sin que su condición socioeconómica implicara una restricción.

LA NACION

Relacionados