Un paro portuario afecta la provisión de gas a más de 80 industrias y 450 estaciones de GNC

Un nuevo paro sindical afecta la provisión de gas en el país y ya quedaron impactadas directamente más de 450 estaciones de servicio de GNC y 80 industrias. Sumado al conflicto por los trabajadores autoconvocados de salud de Neuquén, que paralizó prácticamente la producción de gas en Vaca Muerta en abril y retrasó la oferta, ahora un reclamo sindical de 11 gremios marítimos, que piden ser vacunados contra el Covid, complica la llegada de buques metaneros al puerto de Escobar.

Con un mayor consumo de gas residencial producto de las bajas temperaturas, las principales distribuidoras de gas, Metrogas y Camuzzi, tuvieron que cortar el suministro a las empresas con contratos interrumpibles, que, como dice su nombre, está contemplando, si hay menos oferta de lo demandado. Por eso este servicio es más económico que el que figura en los contratos firmes, en los cuales no se interrumpe el servicio.

En Metrogas informaron que se le redujo el servicio a 80 industrias y 320 estaciones de servicio de GNC, pero eso no necesariamente significa que se hayan quedado sin gas, ya que estas pymes tiene algunos volúmenes contratados con la modalidad firme.

Lo mismo señalaron en Camuzzi, donde se afectó el servicio a 124 estaciones y a otra cantidad sin precisar de industrias pequeñas. Sin embargo, indicaron que “en estos momentos se están liberando las restricciones impuestas, y las estaciones y las industrias pueden volver a consumir”. En Naturgy, otra de las distribuidoras, se les pidió a 20 estaciones de GNC que reduzcan el consumo.

En invierno, es común que, ante picos de alta demanda, se corte el servicio de los contratos interrumpibles. Sin embargo, no es normal que suceda en mayo. Varios factores coincidieron para que haya faltante de gas, pero se destacan los dos paros ya mencionados como los principales que generaron un retraso en la oferta local, que se proyectaba en niveles muy justos para el consumo de esta época del año.

En 2020, por causa del congelamiento tarifario, que derrumbó la inversión en yacimientos de gas, más las limitaciones que generó la pandemia, la producción total cayó 9%. Si bien el Gobierno lanzó el Plan Gas para que la producción dejara de caer, el programa se licitó tarde e hizo que las productoras no llegaran a tiempo a perforar nuevos pozos.

Bolivia, por su parte, a quién se le compra gas también, tuvo un declino en sus yacimientos y para este año se comprometió a inyectar 30% menos de la oferta de gas del año pasado. Ante la falta de suministro de estos días, el Gobierno le solicitó a país vecino si podía aumentar las exportaciones y ayer inyectó al sistema 4 millones de metros cúbicos (m3) más a los 14 millones comprometidos (el año pasado eran 20 millones de m3/día).

Télam. El buque regasificador que la semana próxima amarrará en el puerto de Bahía Blanca para inyectar gas natural a la red durante los meses de invierno, llegó ayer a aguas nacionale
Télam. El buque regasificador que la semana próxima amarrará en el puerto de Bahía Blanca para inyectar gas natural a la red durante los meses de invierno, llegó ayer a aguas nacionaleArchivo

Según estimaciones oficiales, además se utilizaron combustibles alternativos (fuel, gasoil y carbón) para paliar la falta de oferta local por aproximadamente 17 millones de gas equivalentes, a un costo promedio de entre US$10 y US$11 el millón de BTU (medida inglesa que se utiliza en el sector), mucho más caro que los US$7,5 que cuesta el gas natural licuado (GNL) importado o la producción local (US$3,90).

La otra alternativa para reemplazar el gas local era utilizar los buques regasificadores, pero todavía no llegó el segundo barco que se contrató. Los analistas energéticos critican no haber asegurado la provisión de gas anticipando el pedido del buque, que podría estar amarrado entre hoy y mañana en Bahía Blanca, luego de haber sido despedido en 2018. En el Gobierno señalan que no hubiese sido falta adelantar la llegada del buque, si no ocurrían los dos paros.

El otro barco está amarrado en Escobar hace más de 10 años, y tiene capacidad para regasificar e inyectar en el sistema 22 millones de m3/d, mientras que el de Bahía Blanca, 15 millones de m3/d. El paro de la semana pasada de los gremios portuarios, que piden ser declarados esenciales y recibir con prioridad las dosis de la vacuna contra el Covid, retrasó la llegada de buques metaneros, que son los que se amarran al lado de los buques de regasificacción, para que el gas natural licuado (GNL) se pase a estado gaseoso y se inyecte en la red.

Si bien había suspendido el paro el viernes pasado, la tormenta y las fuertes ráfagas de viento impidieron avanzar más rápido con la logística para que lleguen nuevos metaneros. Mañana empieza un nuevo freno por 48 horas, como adelantó el portal Econojournal. Por parte del Gobierno están negociando con los gremios los Ministerios de Trabajado, Salud y Transporte, mientras que también hubo reuniones con la Secretaría de Energía, quién rogó que se le permita el paso a los buques con cargamento de GNL y de combustibles líquidos.

Télam 20/05/2021 El buque regasificador que la semana próxima amarrará en el puerto de Bahía Blanca para inyectar gas natural a la red durante los meses de invierno, llegó hoy a aguas nacionales pero su ingreso a la terminal bonaerense de Escobar está demorado afectado por las medidas de fuerza de los gremios marítimos y portuarios.
Télam 20/05/2021 El buque regasificador que la semana próxima amarrará en el puerto de Bahía Blanca para inyectar gas natural a la red durante los meses de invierno, llegó hoy a aguas nacionales pero su ingreso a la terminal bonaerense de Escobar está demorado afectado por las medidas de fuerza de los gremios marítimos y portuarios.Archivo

Las proyecciones del Gobierno estiman que los dos barcos estarán operativos al 100% para este fin de semana, cuando se espera que una ola polar incremente de nuevo el consumo de gas. Pero para ello debería estar arreglado el conflicto con los gremios portuarios.

“El faltante en distribución debería aflojar hoy. El ingreso de GNL en Escobar, que se atrasó por el viento (y antes por el paro), más el aumento de la inyección de Bolivia estos días acomoda seguro el sistema. La provisión podría estar solucionada, siempre que afloje el tema con los marinos. Una vez que empecemos a reponer stocks de líquidos, sacamos la cabeza de abajo del agua. Estamos en eso. Tenemos que pasar estos dos días de paro sin salir demasiado machucados, para llegar pasable al fin de semana de frío”, confesaron en el Gobierno.

Conocé The Trust Project

Relacionados