Coronavirus: tensión, balas de goma y diez detenidos en Rosario en una protesta contra las restricciones

ROSARIO.-En medio de la segunda ola de Covid, que tiene al sistema sanitario colapsado en Rosario, un centenar de personas que dicen pertenecer a “médicos por la verdad” rompieron las normas y desafiaron a las autoridades al realizar una reunión en la zona del Monumento a la Bandera, donde efectivos policiales los dispersaron con disparos balas de goma al aire, ante la negativa de los manifestantes de ponerse barbijos y desconcentrarse.

En Rosario, la ocupación de camas de terapia intensiva asciende al 98 por ciento. En la provincia de Santa Fe en general la situación también es crítica.

La Fiscalía Regional de Rosario informó que fue detenido el médico Mariano Arriaga, que fue uno de los organizadores de esta movilización. Según informaron fuentes judiciales a LA NACION, Arriaga es el líder de Médicos por la Verdad y “tenía orden de captura por instigación a cometer delitos y violación de las medidas sanitarias contra una epidemia”. En los próximos días será sometido a una audiencia imputativa, agregaron desde la Fiscalía.

Aparte de Arriaga fueron demoradas una decena de personas, a las que también se iniciará una causa penal, según indicaron en el Ministerio de Seguridad provincial por “resistencia a la autoridad y violar el artículo 205 y 209 del Código Penal”. El primero establece que “será reprimido con prisión de seis meses a dos años, el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia”.

Rosario: marcha, desalojo y detenidos

Un día antes de que se realice la manifestación, el ministro de Seguridad de Santa Fe, Jorge Lagna, señaló a LA NACION que iba a pedir instructivos al fiscal general Jorge Baclini para impedir que se lleve adelante la concentración. “No se puede hacer esto cuando la gente está haciendo un enorme esfuerzo por cumplir con el confinamiento en medio de una situación sanitaria desesperante”, apuntó.

El domingo pasado este mismo grupo de manifestantes se reunió en el parque de las Colectividades en Rosario, donde el supuesto líder de este colectivo Mariano Arriaga había arribado a la ciudad para desafiar las medidas sanitarias, como ya sucedió en otras ciudades.

La protesta de este martes quedó neutralizada luego de que un centenar de policías, encabezados por la jefa de la fuerza Emilce Chimienti, dispersó a los manifestantes que a las 14 habían formado un círculo al pie del Monumento a la Bandera. En un principio, los manifestantes se resistieron a retirarse y desafiaron a los efectivos policiales con gritos: “La pandemia es una mentira”.

Los ánimos y la paciencia de los policías tuvo un límite y decidieron obligarlos a que se desconcentraran. El domingo pasado falleció el jefe de la Policía de Rosario Adrián Forni, de 52 años, tras contagiarse de covid. “Lo que hace esta gente es una locura y una falta de respeto a la gente y a nosotros que podemos contagiarnos . No tienen conciencia de lo que están haciendo”, aseguró Chimienti.

Un grupo más reducido de manifestantes prefirió enfrentar a los policías, en su mayoría mujeres, que dispararon balas de goma al aire y una decena de personas fueron demoradas. “Los efectivos tomaron sus datos y la Fiscalía los llamará para declarar ante el inicio de una causa penal”, señalaron a LA NACION fuentes del Ministerio de Seguridad.

El subsecretario de Seguridad Preventiva de Santa Fe, Diego Lluma, opinó que esta manifestación que organizó Arriaga, un oftalmólogo que trabaja en Tierra del Fuego, “además de ser inmoral, es una violación de las leyes que protegen la salud de los santafesinos en momento de crisis”.

“Se merecen el repudio y en algunos casos sanciones. Pero sobre todo merecen indiferencia. Lo que buscan estos grupos es que todos estemos hablando de ellos”, consideró antes de la marcha el intendente de Rosario Pablo Javkin.

Conocé The Trust Project

Relacionados