Córdoba: Familiares de una mujer detenida por parricidio piden su libertad

CÓRDOBA. Sigue la conmoción en Villa María por la detención de una mujer de 28 años acusada de matar a su padre adoptivo. La familia y los vecinos de esa importante ciudad situada a 150 kilómetros de la capital provincial están en contra de la decisión de la fiscal Juliana Companys, que imputó a María Ayelén Fernández por homicidio simple. Los familiares afirman que la joven tiene retraso madurativo y que lo que ocurrió, en realidad, no fue un asesinato sino un accidente. Además, y como para alimentar aún más el misterio, se investiga un supuesto abuso.

Aunque José Fernández, de 60 años, murió el 4 de mayo en una clínica después de 26 días de agonía, el caso recién trascendió ahora. La denuncia la realizaron los directivos de la clínica donde ingresó el hombre con una herida punzocortante de 40 centímetros de profundidad, realizada de arriba hacia abajo, y a solo dos centímetros por encima del corazón.

La Justicia también investiga si hubo abuso sexual; están esperando resultados de peritajes. La fiscal Company declaró ante los medios que la muerte de Fernández “no fue un accidente”. “Se realizó la autopsia correspondiente y todo indica que fue un hecho provocado”, indicó.

También advirtió que la imputación de homicidio simple podría llegar a agravarse una vez que se determinen las características de la adopción de la joven. El vínculo legal sería una agravante en la acusación por el asesinato, explicó.

Para los familiares –que defienden a la mujer, madre de dos hijos de 8 meses y 4 años– lo que ocurrió fue un “accidente doméstico” en el patio de la casa.

Cristian Alves, medio hermano de Ayelén, manifestó a los medios locales que José Fernández perdió el equilibrio cuando se le cruzó un perro en el patio, y que cayó sobre un balde en el que había varios hierros. De esta manera se habría incrustado uno en el cuerpo.

“¡Liberen a Ayelén! ¡Liberen a Ayelén!” fue el reclamo de ayer, en la marcha frente a los Tribunales de Villa María. Ella está incomunicada en la Unidad de Contención del Aprehendido (UCA). El hermano del fallecido, Edgar Fernández, sostiene que “solo la tienen presa por sospecha”, que no existen pruebas. “¡Juliana Companys, dé la cara. Escuche a la gente que conoce a Ayelén!”, pidió, al tiempo que rechazó que su hermano hubiese abusado de ella.

Eve de Soaje, madrina de la mujer detenida, contó que ella tiene un retraso madurativo: “No le pueden decir que mató a su papá. Nunca, ni por sus genes ni por su forma de ser, Ayelén podría haber matado a su padre. Es una niña sana, no tiene maldad”.

Conocé The Trust Project

Relacionados