Fórmula 1: el día en que Max Verstappen y Red Bull se hicieron un picnic con los errores de Mercedes en Mónaco