La insólita razón por la que cinco mansiones recién construidas serán demolidas

Siete años atrás, en los páramos de West Pennine, en el Reino Unido, comenzaba a gestarse un proyecto ambicioso. Elan Raja, un inversor millonario, compraba varias parcelas con el objetivo de edificar cinco lujosas mansiones para trasladarse con su familia.

El tiempo pasó y la construcción avanzó. Sin embargo, cuando las viviendas estaban prácticamente terminadas, el Ayuntamiento de Bolton descubrió algunas irregularidades y ordenó su demolición.

Originalmente, el terreno iba a ser destinado para restaurar una antigua casa de campo y construir otras cuatro pequeñas a su alrededor. No obstante, los inmuebles que levantó Raja resultaron entre un 19% y un 33% más grandes de lo permitido según los planes iniciales.

Las mansiones, acorde al Ayuntamiento de Bolton, son dañinas
Las mansiones, acorde al Ayuntamiento de Bolton, son dañinas “tanto espacial como visualmente”

“El carácter de la zona son granjas dispersas, casas rurales y pequeñas propiedades agrupadas en aldeas bajo las sierras altas. Los planos originales fueron diseñados para ser compatibles con ese patrón”, expresaron desde el Ayuntamiento, de acuerdo a lo informado por el medio LadBible“>LadBible. “Este incremento de tamaño es dañino tanto espacial como visualmente”, agregaron.

Las cinco propiedades exceden entre un 19% y 33% el tamaño habilitado para esa zona
Las cinco propiedades exceden entre un 19% y 33% el tamaño habilitado para esa zona

Por su parte, el propietario no se quedó callado: explicó que en pagó 1,5 millones de dólares por las parcelas, además de invertir otros 300 mil dólares en el alquiler de una casa temporaria y otros gastos circunstanciales. Raja confesó que sufrió “severo estrés y ansiedad” y “problemas cardíacos” por el conflicto, desde que una queja fue presentada en 2016 y las autoridades locales lo intimaran a dar marcha atrás con su desarrollo en 2018.

Tras presentar distintos pedidos para anular la orden de demolición en los últimos años, que fueron desestimados, el pasado 19 de mayo un inspector notificó a Raja que tiene 12 meses para tirar abajo las casas y devolverle a la zona su impronta original: “Considerando todas las pruebas que tengo ante mí, entiendo que el daño de dar lugar a las apelaciones sería mucho mayor que el daño resultante de revertir el proceso”.

LA NACION

Relacionados