La insólita muerte de un hincha de 14 años empañó los festejos del Atlético Madrid