La tecnología que puede ver cuándo una fruta estará madura

Cuando una carga de palta llega a un importador en los Países Bajos, cada fruta pasa por una cinta transportadora en la que suceden dos cosas. En primer lugar, una máquina aplica una cobertura invisible comestible para ayudar a que la palta dure más. Y a continuación, la máquina usa imágenes de híper espectro -la misma tecnología usada por la NASA para descubrir si hay vida en Marte- para ver al interior de la fruta sin pelarla.

“Esta tecnología permite ver cosas de las frutas y los vegetales que no podían verse simplemente con los ojos”, explicó James Rogers, CEO de Apeel, la compañía con sede en California que produce esta tecnología. La empresa, fundada en 2012, comenzó trabajando con el desperdicio de los alimentos, desarrollando su cobertura que actúa como una segunda cáscara para proteger al alimento; así, pueden hacer que dure el doble de tiempo (hasta ahora la firma ha aplicado esta cobertura a las paltas, manzanas, limas, naranjas, mandarinas, limones y pepinos sin plástico.) Apeel anunció que adquirió ImpactVision, otra startup, para poder sumar la generación de imágenes a su equipamiento.

Al hacer rebotar la luz en una fruta con el equipo -parte de la luz llega al interior de la fruta-es posible obtener datos respecto de lo madura que está y tomar decisiones sobre cuánto durará y dónde debe ser entregada. En un centro de distribución en California, por ejemplo, explican: “Si la palta va a expirar mañana, probablemente se enviará a la fábrica de guacamole de al lado. En cambio, si va a estar en condiciones perfectas por los próximos cuatro días, quizás vaya por camión al norte”.

Esa es información que no era simple de predecir antes, ya que las palta o los pepino no duran un número fijo de días. “El comportamiento de la palta, luego de ser recolectada, en realidad es una función del clima, del ambiente de cultivo, de cómo fue manejada. Se introducen todas esas variables adicional en algo que ya era variable. Y, por tanto, poder hacer mediciones de productos individuales y saber exactamente lo que pasa con esa fruta o vegetal, agrega un nivel de predictibilidad y calidad a la cadena de distribución que no era algo común hasta ahora en el sistema de alimentos”.

Esta nueva generación de imágenes también aporta otros datos, incluyendo el contenido nutritivo, el cual varía de una palta a otra. Eventualmente una etiqueta en la verdulería podría dar esa información a los clientes, junto con una fecha de vencimiento precisa.

La compañía está incorporando este nuevo recurso y algunos clientes ya lo están usando, tal como sucede con Nature’s Pride, el mayor importador de paltas en Europa. “Al integrar esta tecnología en sus instalaciones ahora les damos la capacidad de analizar el producto luego de su llegada y tomar decisiones respecto de qué tipo de condiciones de maduración debería tener ese producto antes de llegar a los clientes”, remarcó Rogers.

“Y eso les ha permitido repensar el modo en que conducen sus operaciones. Por lo que en vez de tratar todo lo que llega del mismo modo, [pueden] traer la fruta, medirla, saber qué producto se va a comportar de qué manera y tratarlo… del modo óptimo”, concluyó.

Traducción de Gabriel Zadunaisky.

Fast Company

Conocé The Trust Project

Relacionados