La muerte de Diego Maradona: indagarán por homicidio a Luque, la psiquiatra y otros cinco acusados

A una semana de que se cumplan seis meses de la muerte de Diego Armando Maradona, el médico personal del astro, Leopoldo Luque, la psiquiatra Agustina Cosachov, el psicólogo Carlos Díaz y otros cuatro imputados fueron citados a prestar declaración indagatoria por el delito de homicidio simple con dolo eventual, que tiene previsto una pena de entre ocho y 25 años de cárcel.

Así lo informaron a LA NACION calificadas fuentes judiciales. Además, el equipo especial de fiscales a cargo de la investigación sobre las circunstancias que rodearon la muerte de Maradona, ocurrida el 25 de noviembre pasado, pidió que el juez de Garantías Orlando Díaz disponga la prohibición de salida del país para los siete imputados.

Las declaraciones indagatorias de Luque, Cosachov, Díaz, la enfermera Dahiana Gisela Madrid, el enfermero Ricardo Almirón, la médica coordinadora Nancy Forlini y el coordinador de los enfermeros, Mariano Perroni comenzarán el 31 de este mes.

Además, Luque está imputado del delito de uso de documento privado falso. Esta acusación se debe a que la firma de Maradona fue falsificada para pedir una copia de su historia clínica en el sanatorio donde fue operado en noviembre pasado de un hematoma subdural en su cabeza.

Luque y Maradona después de  la operación del hematoma subdural
Luque y Maradona después de la operación del hematoma subdural

Por su parte, Cosachov fue imputada también de falsedad ideológica porque rubricó un certificado en el que acreditaba que su paciente estaba “vigil, orientado en persona, tiempo y espacio”. La información fue incorporada a su historia clínica, pero ahora los fiscales a cargo del caso descubrieron que la médica nunca había revisado al por entonces DT de Gimnasia y Esgrima La Plata como para hacer una afirmación semejante.

La investigación de las circunstancias que rodearon la muerte de Maradona está a cargo de un equipo coordinado por el fiscal general de San Isidro, John Broyad, e integrado por su dos adjuntos, Cosme Iribarren y Patricio Ferrari, y la fiscal de Benavídez Laura Capra.

Maradona murió el 25 de noviembre pasado en el barrio privado San Andrés, donde le habían alquilado una casa. Había llegado a ese inmueble el 11 de ese mes, después de haber sido operado por el hematoma subdural.

A principios de este mes se conoció el informe de la junta médica convocada por el Ministerio Público Fiscal para analizar si la muerte de Diego Maradona se pudo haber evitado. En el documento se sostuvo que el actuar del equipo de salud que atendía al astro mundial del fútbol fue inadecuado, deficiente y temerario.

La psiquiatra Agustina Cosachov, una de las imputadas por la muerte de Diego Maradona
La psiquiatra Agustina Cosachov, una de las imputadas por la muerte de Diego MaradonaCaptura

El lapidario informe cerró con 13 conclusiones, entre las que se sostuvo que “el actuar del equipo de salud a cargo que atendía a DAM fue inadecuado, deficiente y temerario”, que “Maradona comenzó a morir, al menos, 12 horas antes de las 12.30 del día 25/11/2020, es decir que presentaba signos inequívocos de período agónico prolongado, por lo que concluimos que el paciente no fue debidamente controlado desde las 00.30 horas del día 25/11/2020″. También concluyeron que “fueron ignorados los signos de riesgo de vida que presentaba el paciente”, que “el cuidado de enfermería durante la estancia en la casa de Tigre, posterior a la externación de Clínica Olivos, se encuentra plagado de deficiencias e irregularidades”, y que “el estado de salud del paciente fue abandonado a su suerte”.

Después de recibir el informe de la junta médica, según pudo saber LA NACION de fuentes al tanto de la investigación, los fiscales analizaron ordenar las indagatorias por el delito de homicidio simple con dolor eventual y pedir detenciones. Finalmente, optaron por solicitar que se les prohíba a los imputados salir del país.

Conocé The Trust Project

Relacionados