La estrella de los Blazers, Damian Lillard le cumplió una curiosa promesa a un fanático de Portland