Graham Hill, el piloto que arrasó en el callejero de Mónaco y alcanzó un récord que solo Ayrton Senna logró superar