Una tarde de emociones fuertes para Julio César Falcioni: fue, venció y lloró en la victoria por penales de Independiente