Combatientes contra el Ejército birmano se retiran de la ciudad de Mindat, ahora bajo control de las tropas

El Ejército birmano ha asumido el control de la ciudad de Mindat, en el estado de Chin (oeste del país) después de tres días de enfrentamientos contra un movimiento de resistencia popular contra la junta militar que perpetró el golpe de Estado del 1 de febrero en el país asiático.

Los combatientes se han batido en retirada, informan fuentes locales al portal Myanmar Now, después de la llegada de refuerzos aéreos el pasado sábado. De momento se tiene constancia de al menos cinco muertos y miles de desplazados por los combates.

Para evitar más derramamiento de sangre en la ciudad, escenario de los primeros combates en firme entre militares y opositores desde la asonada, los guerrilleros han decidido abandonar la zona, según un portavoz del movimiento, bajo el anonimato.

Sin embargo, todavía queda un pequeño grupo de combatientes decidido a resistir hasta el final. “No nos estamos retirando por completo. Todavía quedan algunos de nosotros en la ciudad “, ha explicado al portal un líder de la resistencia local que se hace llamar Shwe Jo Phyu. “Su estrategia es rodearnos a todos. No lucharemos contra sus ofensivas y dejaremos que la ciudad sea destruida “, ha agregado.

A partir de las 07.00 de la mañana del sábado, los militares dispararon contra áreas residenciales con al menos 30 rondas de artillería pesada durante la mañana y la tarde, según los habitantes de Mindat.

Los enfrentamientos también continuaron hasta el sábado por la tarde a unos 14 kilómetros al oeste de la ciudad, donde miembros de la llamada Fuerza Popular de Mindat atacaron a las tropas de refuerzo provenientes de Matupi, a más de 160 kilómetros al noroeste de la ciudad.

Europa Press

Conocé The Trust Project

Relacionados