Liga de España: Atlético de Madrid, con algo de sufrimiento, consiguió un triunfo que lo puso a un paso de ser campeón tras siete años

Con la autoridad y la convicción de un líder al principio, y algo de sufrimiento en el final, como viene siendo norma en esta Liga de España llena de curvas y sinuosidades. Con candidatos al título sumidos en las dudas y los resbalones, el Atlético de Madrid retomó a tiempo la firmeza cuando ya casi no queda margen para el error o las vacilaciones. La victoria por 2 a 1 sobre Real Sociedad conseguida este miércoles lo puso en el umbral de volver a ser campeón tras siete años. Cuando quedan dos fechas para el final, el equipo de Diego Simeone podría dar la vuelta olímpica en la próxima jornada, ante Osasuna, si este jueves Real Madrid, aquejado por las bajas, no supera a Granada.

“Prefiero no ver mañana el partido de Real Madrid y enterarme después el resultado. Si ya la semana pasada dije que estaba nervioso, imaginen ahora”, expresó Simeone, repitiendo el ritual del último fin de semana, cuando dijo que no iba a seguir por TV el encuentro que Real Madrid empató con Sevilla. Quizá ya sea una cábala.

Carrasco, en el 1-0

Tras demostrar el sábado en el Camp Nou que estaba lejos de ser un puntero que se caía o sucumbía a a la presión, Atlético ejecutó ante Real Sociedad otra producción ambiciosa en el primer tiempo. Como para marcarle un límite a las sospechas que le venían zumbando sobre su fortaleza para soportar la persecución del Real Madrid y Barcelona. Atlético reaccionó con la rebeldía que hace una década viene inculcándole el Cholo: cuanto más lo menosprecien, más van a tocar su orgullo. En los momentos que los resultados le daban la espalda, Simeone vaticinó que iba a ser campeón el que tuviera la mentalidad más fuerte. La cabeza de su Atlético funcionó con las ideas claras en los últimos dos partidos.

Simeone y su intensidad habitual para vivir los partidos
Simeone y su intensidad habitual para vivir los partidosPIERRE-PHILIPPE MARCOU – AFP

Ante el mismo rival que en la fecha 12a de la primera rueda tomó la punta para no soltarla hasta ahora, el Atlético no incurrió en los insólitos despistes -si los tuvo fueron en menor cantidad- que el día anterior le costaron a Barcelona el 3-3 ante Levante, empate que hipotecó un alto porcentaje de sus ilusiones por el título.

Yannick Carrasco remata de derecha y convierte el primer gol del Atlético de Madrid
Yannick Carrasco remata de derecha y convierte el primer gol del Atlético de MadridBernat Armangue – AP

Como muestra de sus intenciones, Atlético tuvo cuatro aproximaciones al gol en los primeros 10 minutos. Conforme con el rendimiento frente a Barcelona, Simeone mantuvo la formación, con Saúl por el lesionado Lemar. El conjunto vasco, con un planteo bastante distendido porque ya tiene asegurada la clasificación a la Europa League, hizo una presión adelantada que al líder no le costó quebrar.

A los 15 minutos, Yannick Carrasco abrió el marcador tras una asistencia cruzada de Marcos Llorente. El extremo belga, tras su regreso del fútbol chino, se acopló mejor a la disciplina y el sistema del Atético. “Yannick está en un año fantástico. Es un futbolista con una gambeta increíble y una potencia que mejora de una temporada a otra”, lo elogió Simeone.

Angelito Correa puso el 2-0

La superioridad del Atlético volvió a reflejarse en el marcador unos minutos más tarde, con el gol de Ángel Correa, uno de los futbolistas que mejor interpreta el estilo Simeone: juega con sentido colectivo y es solidario sin renunciar a la picardía de potrero que trae de su Rosario natal. Suárez comandó un ataque por el centro y aguantó la carga de un defensor antes de sacar el pase a Correa, que definió con un remate cruzado. Fue el octavo gol por la Liga del ex San Lorenzo, de vital aporte en las fechas que el Atlético se tambaleaba. Si llega el momento de hacer el balance del campeón, Correa ocupará un lugar destacado.

Atlético está sacando a flote este tramo decisivo de la Liga sin los goles de Luis Suárez, que no convierte desde el 21 de marzo, en el 1-0 a Alavés. Máximo anotador de la campaña (19 tantos), el uruguayo está un poco desenfocado. El arquero Remiro le tapó un mano a mano y otros tres remates se le fueron desviados.

Suárez buscó el gol, pero no tuvo precisión; el remate saldrá desviado
Suárez buscó el gol, pero no tuvo precisión; el remate saldrá desviadoPIERRE-PHILIPPE MARCOU – AFP

Con el 2-0, Atlético pasó a un plan más contemplativo, momento en el que Jan Oblak apareció con sus habituales tapadas salvadoras. El puntero desperdició algunos contraataques y permitió que Real Sociedad se animara. El buen primer tiempo había quedado atrás. Un córner mal defendido posibilitó el descuento de Zubeldía. Quedaban siete minutos más el descuento, tiempo suficiente para alguna sorpresa más en esta Liga repleta de imprevistos. Suárez le había dejado su lugar al lateral Lodi. Aguantó el Atlético los últimos embates y Simeone se metió en el vestuario revoleando un puño cuando sonó el pitazo final. “El sufrimiento fue innecesario, tuvimos muchas situaciones de gol”, manifestó Simeone, todavía con la tensión en el rostro. Festejo y alivio, así es la receta para que el Atlético empiece a acariciar su 11° título de Liga.

Relacionados