Coronavirus en la Argentina: Matías Almeyda consiguió vacunas para toda su ciudad, pero no le permitieron traerlas

“Las provincias y el Gobierno de la Ciudad pueden comprar vacunas por su cuenta y los privados también. No está prohibido en Argentina”, dijo el pasado 8 de abril el jefe de Gabinete Santiago Cafiero. Sin embargo, cuando el exfutbolista de River y actual DT Matías Almeyda consiguió dosis para inmunizar a toda la población de su ciudad natal no le permitieron traer las dosis.

En una entrevista con radio Mitre, el actual técnico de la liga de fútbol de los Estados Unidos, contó: “Hace 20 días llamé a un político importante de Argentina porque quería vacunar a toda la ciudad de Azul, quería pagar todas las vacunas, no me importaba lo que iba a costar. Si me quedaba sin lo que tenía no me importaba porque la pérdida de mi padre y muchos conocidos me dio mucha tristeza. Tenía todos los contactos para llevar las vacunas pero lamentablemente no se pudo”.

Según relató el exjugador de River y la Selección Nacional: “Tenía los vínculos pero cuando hablé con este político me dijo que no se podía porque es un tema que lo manejan los Estados. No se puede a nivel privado hacer estas cosas. Es una lástima porque hay mucha gente que estaría dispuesta a invertir dinero para ayudar a la población. El sistema está hecho así, lo maneja el Gobierno. El día que se abra un poco todo esto, va a haber mucha gente que querrá colaborar, pero también va a haber mucho negocio. Es difícil y entendible. Una lástima”, indicó.

Almeyda fue uno de los argentinos que perdió a un familiar por la pandemia que llegó al país en marzo del año pasado. Fue su padre quien no pudo superar al virus que ya provocó más de 67.500 muertes, según los datos oficiales: “Azul tiene 55 mil habitantes y solo dos respiradores artificiales. Mi papá se murió y se podría haber evitado como también la muerte de mucha gente. ¿Cómo no voy a tener bronca? No culpo a la política de Azul ni al hospital, culpo al sistema que tenemos hace años que es un desastre. Creo que estamos distribuyendo los impuestos muy mal”.

En la vida muchas veces uno programa y Dios decide, lamentablemente. Llegué cuando mi papá estaba internado, fue muy rápido. Me quedó un dolor y bronca terrible por lo sucedido, pero acepto cómo se dio todo y la decisión que tomó el Señor, en el que creo cada vez más. Lo acepto desde ese lugar”, dijo y recordó que intentó que sus padres viajaran a los Estados Unidos para que pudieran ser vacunados.

El DT agregó: “No me pude despedir. Mi papá era mi amigo, teníamos un vínculo muy fuerte, éramos muy unidos. Más allá de que estábamos distanciados por kilómetros, siempre decíamos que nuestros corazones latían a la par y realmente me cuesta saber que hoy no está entre nosotros, pero sé que está, en algún lugar está”.

LA NACION

Conocé The Trust Project

Relacionados