La CGT y los movimientos sociales presionan por el precio de los alimentos

Los gremios se suman al reclamo alimentario que, desde el inicio de la pandemia por el coronavirus, preocupa tanto a los movimientos sociales alineados con el oficialismo como a las agrupaciones de izquierda que salen a las calles protestar contra el ajuste. En la Confederación General del Trabajo (CGT) miran con preocupación el deterioro de los ingresos, un tema que la cúpula sindical puso ayer sobre la mesa del presidente Alberto Fernández, durante un almuerzo en la Quinta de Olivos.

Así lo manifestó el secretario general adjunto de la CGT, Andrés Rodríguez, quien sostuvo hoy que “lógicamente la situación de los ingresos de los trabajadores y de la gente más necesitada está compleja”. En diálogo con Radio El Destape, el jefe de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN) dijo: “El Gobierno prometió que los ingresos de los trabajadores se recuperen por encima de la inflación. Esperamos eso. Esto no solamente impacta el salario mínimo sino los salarios generales que se discuten en las paritarias”.

Aún con la confianza puesta en que el Gobierno impida que la inflación continúe deteriorando los salarios, Rodríguez advirtió que entre gremialistas “dudan” si fue acertada la predicción inflacionaria. “Estamos en una situación de duda respecto del 29% de inflación que dice el Presupuesto, por el arranque que tuvo el primer trimestre del año”, afirmó el dirigente estatal, que el mes próximo abre su negociación salarial con el Estado.

Los movimientos de izquierda salen a la calle cada semana a reclamar al Gobierno el refuerzo de la asistencia alimentaria y la ayuda económica
Los movimientos de izquierda salen a la calle cada semana a reclamar al Gobierno el refuerzo de la asistencia alimentaria y la ayuda económicaSilvana Colombo

En la misma línea, el funcionario nacional de la Secretaría de Economía Social y referente de la agrupación Barrios de Pie-Somos Daniel Menéndez dijo a LA NACION que ve “con preocupación” la “escalada de aumentos en los precios”, y el hecho de que los ingresos se encuentren por debajo de esa tendencia. “Parece que se necesitará un proceso de actualización, de bonos o de transferencia de ingresos a los hogares más humildes, y ver con cuidado el proceso de paritarias para garantizar que este año se pueda dar la recuperación de los ingresos”, indicó.

En ese sentido, Menéndez remarcó: “Hoy la asistencia social está por debajo de las necesidades que existen, y hay que hacer un esfuerzo para dar otro tipo de señales”.

Además, el integrante del plantel del Ministerio de Desarrollo Social afirmó que en la cartera que dirige Daniel Arroyo se “extreman los esfuerzos para que no se produzca un colapso social”, y reconoció: “Hubo un deterioro provocado por las restricciones. Hay que dar respuesta a la falta de comida y a la caída de las changas y de la actividad”.

Respecto de la adquisición de alimentos, Rodríguez, el dirigente de la CGT, calificó de “inexplicable” el vaivén de precios y dijo que es tanto el sector público como el privado son los responsables de controlarlo. “Es inexplicable el aumento de algunos precios, sobre todo en alimentos, cuando no tienen que ver con el dólar ni con ninguna otra variable. Son realidades que nos preocupan”, dijo hoy en sus declaraciones radiales. Y agregó que “los formadores de precios tienen que hacer un esfuerzo para que esto no ocurra” y también “el Gobierno debe tomar medidas para controlar el precio de los alimentos”.

En la calle, las agrupaciones de izquierda llevan meses insistiendo en los mismos temas: precios, salario, inflación y alimentos. Sostienen que los planes sociales que hoy despliega el Gobierno no alcanzan para sobrellevar la crisis, y también encuentran dificultades aquellas personas con trabajo activo. “La necesidad principal está en poner el plato de comida en la mesa. Pueden poner muchas reglas, pero si la gente sigue perdiendo trabajos y se deterioran los ingresos, la situación va a ser muy difícil”, dijo a LA NACION, días atrás, Silvia Saravia, la dirigente nacional de la vertiente de Barrios de Pie que se separa de la conducida por Menéndez, cuando en el Ministerio de Seguridad nacional anunciaron que frenarían el ingreso de de “movilizaciones en bloque” a la ciudad de Buenos Aires.

LA NACION

Conocé The Trust Project

Relacionados