La UEFA perdonó a los clubes que se bajaron de la Superliga y amenazó con sanciones más duras a Barcelona, Real Madrid y Juventus