Sergio Ramos, el admirador oculto de Sebastián Rambert que vuelve tras 100 días para jugar su quinta final de Champions