Del dolor al desahogo, Angileri volvió a vestirse de goleador impensado