Horacio Rodríguez Larreta prepara un amparo contra la suspensión de las clases presenciales

El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, trabaja en una acción de amparo para que la Justicia frene la decisión del presidente Alberto Fernández de suspender las clases presenciales en la Ciudad de Buenos Aires, dictada para contener la suba de casos por el rebrote de coronavirus.

El alcalde porteño, que no fue consultado sobre el cierre de las escuelas, considera que la disposición del jefe del Estado es “inexplicable”. Y, por esa razón, apuesta a realizar una presentación judicial, según confirmaron fuentes oficiales a LA NACION. La decisión sería anunciada por Larreta durante la conferencia de prensa que brindará a las 13.

“Vamos a trabajar y hacer lo que haga falta para que los chicos estén en las escuelas el lunes”, afirman desde la sede de la administración porteña en Parque Patricios.

En paralelo, pese al creciente malestar porque el Presidente no lo consultó sobre su decisión de suspender las clases y endurecer las restricciones, Rodríguez Larreta planea retomar las negociaciones con la Casa Rosada para analizar la situación sanitaria y discutir las disposiciones del jefe del Estado.

Según pudo saber LA NACION, el alcalde ratificará en su discurso su vocación de diálogo con Fernández.

Rodríguez Larreta brindará una conferencia de prensa tras los anuncios de Fernández
Rodríguez Larreta brindará una conferencia de prensa tras los anuncios de FernándezRicardo Pristupluk – LA NACION

Rodríguez Larreta quedó fuera de las discusiones para imponer nuevas restricciones a la circulación. No lo consultaron ni le avisaron sobre el contenido de los anuncios. Pese a ello, remarcan que acatará las medidas. En su entorno causó malestar la decisión de recurrir a las fuerzas federales para garantizar el cumplimiento. “No pueden actuar en el distrito sin que exista una orden federal. Lo estamos viendo”, aseguran desde el gobierno de la Ciudad.

En Uspallata no ocultan su malestar con la Casa Rosada por los anuncios. “No nos consultaron ni nos avisaron nada”, repetían anoche en la cúpula del Ejecutivo porteño.

Si avanza la vía judicial por las nuevas medidas sanitarias, la disputa política entre la administración de Larreta y la Casa Rosada volverá a trasladarse a los tribunales de la Justicia, como ocurrió con el recorte de los fondos de coparticipación de la Ciudad. El lunes pasado, la Corte Suprema citó a ambas jurisdicciones a una audiencia por el conflicto por los recursos.

El cierre de las escuelas abrió una discusión interna en el gabinete porteño. Mientras algunos planteaban que había que “resistir” las medidas, otros funcionarios pedían acatar la disposición y diferenciarse del oficialismo en el terreno discursivo.

Anoche, el Presidente anunció que decidió suspender por dos semanas las clases presenciales y la circulación, entre las 20 y las 6 de la mañana, en la Capital y los 40 municipios que integran el AMBA, frente a la suba de los casos de coronavirus, y advirtió que las fuerzas federales garantizarán el cumplimiento.

El primer mandatario reconoció que tuvo discusiones con su equipo por el cierre de los colegios. De hecho, el ministro de Educación, Nicolás Trotta, había defendido la presencialidad horas antes del anuncio. “Hay que ir a un colegio primario y ver el horario de salida de los chicos, ver cómo las madres se agolpan frente a la puerta, cómo de ese modo el contagio puede hacerse más fácil, cómo los chicos juegan entre sí cambiándose los barbijos”, argumentó Fernández, en diálogo con Radio 10.

Además, dijo que optó por tomar en soledad las medidas porque no estaba conforme con la forma en que la Ciudad aplicó las restricciones anunciadas las semana pasada. También remarcó que se enteró por los medios de que Larreta no estaba de acuerdo con los límites a la circulación. “Si uno acuerda y después decimos que no estamos de acuerdo, entonces no entiendo para qué lo hacemos. Por eso, esta medida no la consensué, la tomé yo y me hago cargo yo”, lanzó Fernández.

El sorpresivo anuncio de Fernández generó la reacción de los principales referentes de Juntos por el Cambio. Desde Mauricio Macri, María Eugenia Vidal y Patricia Bullrich hasta Alfredo Cornejo, Martín Lousteau y Maximiliano Ferraro criticaron el cierre de las escuelas.

“La improvisación e ineptitud, también en el manejo de la pandemia, han generado angustia y enojo en los argentinos. No hay dudas de que las escuelas deben seguir abiertas. Mi apoyo a la Ciudad para que actúe haciendo respetar su Constitución y su autonomía”, escribió Macri esta mañana en su cuenta de Twitter.

Conocé The Trust Project

Relacionados