El FMI dice que América latina tardará tres años en recuperar el ingreso perdido por la pandemia

WASHINGTON.- El Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticó que América latina demorará al menos tres años en recuperar el ingreso per cápita perdido por la pandemia del coronavirus luego de sufrir la recesión más dura del mundo, y advirtió por el costo de la pérdida de clases en la región.

Alejandro Werner, del FMI
Alejandro Werner, del FMIArchivo

“El ingreso per cápita no retornará al nivel de antes de la pandemia hasta 2024, lo cual provocará pérdidas acumuladas del 30 por ciento respecto a la tendencia prepandémica”, señaló Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental, al presentar su panorama para la región, que no tuvo ninguna referencia a la Argentina.

América latina es la región que más clases perdió debido a la pandemia, señaló el FMI. Si la pérdida de clases no se compensa, eso genera una pérdida de bienestar futuro. Werner y su equipo indicaron que es difícil cuantificar las pérdidas de aprendizaje, pero un análisis concluyó que el ingreso de los estudiantes de entre 10 y 19 años podría ser, en promedio, “un 4 por ciento más bajo a lo largo de su vida si no se compensan los días de clase perdidos en 2020″.

El Fondo dijo que la recuperación del crecimiento en América Latina y el Caribe durante el segundo semestre del año último fue “vigorosa”, aunque no tanto como la de la economía mundial y la de otros mercados emergentes pese a las políticas de estímulo fiscal, el rebote de los principales socios comerciales, el auge de los precios de las materias primas y las condiciones financieras favorables por los recortes globales en las tasas de interés y las inyecciones de liquidez.

La recesión en la región fue más dura, y la reactivación es más débil que en el resto del mundo. En 2020, la contracción del 7% que sufrió la región fue la más pronunciada del mundo, mucho más fuerte que la recesión global, que fue del 3,3 por ciento. Este año, se prevé que América latina y el Caribe crezcan un 4,6%, menos que el resto de las economías emergentes, excepto China, y que Estados Unidos, principal motor de la recuperación global.

“Las perspectivas, no obstante, están sujetas a un grado excepcional de incertidumbre, mientras continúa la carrera entre las vacunas y el virus”, escribió Werner, junto a dos de sus principales colaboradores, Takuji Komatsuzaki y Carlo Pizzinelli.

El Fondo dijo que es probable que las nuevas medidas de confinamiento no sean tan perjudiciales como las implementadas al inicio de la pandemia, ya que las economías “han aprendido a adaptarse”. Brasil logrará recuperar el nivel de producto bruto interno (PBI) que tenía previo a la pandemia el año próximo, y México en 2023. La fuerte reactivación de Estados Unidos ayudará a la recuperación de Centroamérica y el Caribe. Un riesgo: el aumento de las tasas de interés de largo plazo.

El Fondo también se preocupó por dar cuenta del enorme impacto que tendrá la pandemia sobre la desigualdad, uno de los flagelos del continente.

“Se calcula que la cifra de personas que viven en condiciones de pobreza se ha incrementado en 19 millones, mientras que la desigualdad, medida por el coeficiente de Gini, ha aumentado un 5% si se la compara con los niveles anteriores a la crisis. La pandemia supondrá además un deterioro duradero del capital humano debido al cierre de los colegios, que fue más prolongado que en otras regiones”, indicaron los economistas.

Conocé The Trust Project

Relacionados