”Tragedia nacional”: el recuerdo de un dirigente cuando Kirchner no dejó exportar carne

El coordinador de la Mesa de las Carnes, Dardo Chiesa, recordó hoy como una “tragedia nacional” para la producción ganadera lo sucedido en la actividad en 2006, mientras gobernaba Néstor Kirchner, cuando se cerraron las exportaciones de carne vacuna. Lo hizo al referirse a la amenaza de la secretaria de Comercio, Paula Español, de trabar las ventas al exterior.

En marzo de 2006, Kirchner ordenó frenar las ventas al exterior. Esa medida fue luego seguida de otras que se profundizaron durante el gobierno de Cristina Kirchner, como los cupos y permisos para exportar. La Argentina, que había exportado más de 700.000 toneladas en 2005, terminó teniendo cuotificadas sus ventas al exterior en no más de 200.000 toneladas.

El proceso implicó un fuerte desincentivo para los productores. Liquidaron 12 millones del stock bovino entre 2007 y 2011. Primero en medio de la liquidación los precios al público bajaron pero sobre 2011 sobrevino una estampida y los valores terminaron trepando un 200% en el contexto de una escasez de oferta.

Para Chiesa, ese “recuerdo” de lo ocurrido con el anterior cierre de exportaciones está fresco en la actividad. “Fue una tragedia nacional lo que pasó con la ganadería”, señaló el dirigente hoy en declaraciones radiales.

“Si estuvieran (esas) 12 millones de cabezas estaríamos en una ecuación distinta”, indicó agregó el también expresidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

Vale recordar que el viernes pasado Español, secretaria de Comercio, amenazó con cerrar las exportaciones de carne. Ayer, la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, le bajó el tono y descartó un freno. “No estamos en ese punto”, indicó. No obstante, reclamó “precios accesibles” para la carne vacuna.

Chiesa contó que se contactó con los ministros de Agricultura, Luis Basterra, y Matías Kulfas, de Desarrollo Productivo. Ambos le dieron señales de tranquilidad respecto de que la intención no es trabar el comercio.

Para el dirigente, el problema no es que la carne esté cara, sino que “la gente no gana para comprar nada”.

Cecilia Todesca, vicejefa de Gabinete, ayer descartó un cierre de exportaciones de carne vacuna
Cecilia Todesca, vicejefa de Gabinete, ayer descartó un cierre de exportaciones de carne vacunaFabián Marelli

Este jueves vence un acuerdo por la carne con un decena de cortes a precios de valores de diciembre último. Para Chiesa, la movida por un eventual cierre de exportaciones podría responder a un “endurecimiento” en la negociación con los frigoríficos.

“Voces de funcionarios públicos del Gobierno central, amenazan con el cierre de exportaciones de carne, en una nueva embestida, de viejas ideas, para solucionar una situación que amerita un análisis sin dogmas ni demagogia”, señaló hoy, en tanto, Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) en un comunicado de rechazo a cualquier freno a las exportaciones.

“Más transparencia en la cadena, menos presión impositiva, más incentivos al agregado de kilos por animal y menos ideas obsoletas y demagogia”, reclamó.

En tanto, la Federación Chaqueña de Asociaciones Rurales también alertó sobre el impacto negativo de trabar las ventas al exterior.

“Queremos hacer notar, que una medida similar, aplicada hace aproximadamente 15 años, produjo la pérdida de 10 a 12 millones de cabezas y un aumento de la carne del 220%, no pudiendo recuperarse el stock vacuno al día de la fecha”, indicó la entidad.

“Otra vez medidas pensadas a corto plazo nos haría entrar en un círculo vicioso, de cerrar las exportaciones cárnicas para que baje el precio de la misma en el mostrador, lográndose el efecto contrario con destrucción de la industria, la cadena productiva, stock ganaderos, desaparición de productores, seguido luego de escasez y estampidas de precios”, añadió la entidad de las asociaciones chaqueñas.

También el bloque de diputados nacionales del radicalismo se expresó en contra de una eventual paralización de las ventas al exterior. “Cerrar las exportaciones cárnicas es cortar el círculo de crecimiento. La Argentina tiene que aprender de su experiencia. Néstor Kirchner cerró las exportaciones de carne en 2006 y durante nueve años se hizo todo tipo de experimentos para regular la oferta externa de quizás el producto más emblemático de los argentinos: la carne. Entre 2007 y 2015 las exportaciones cayeron de 771 mil toneladas a 151 mil, se cerraron 150 frigoríficos y se perdieron en la industria 15 mil puestos de trabajo; 12 mil ganaderos se retiraron de la actividad y el rodeo nacional cayó 16,8 millones entre 2007 y 2011. A quince años de ese error aún no se llegó al stock de 61 millones de cabezas que teníamos antes de 2006″, destacaron.

“Las exportaciones cárnicas crecen en volumen, montos y destinos desde 2016 en un círculo virtuoso que genera empleo y divisas para todo el país. El año pasado aportaron a las arcas del Banco Central más de 2.700 millones de dólares con un récord de 900 mil toneladas. Junto con otras exportaciones no solo permiten al país importar insumos industriales, también vacunas, kits de testeo y todo lo necesario para atravesar la pandemia”, añadieron.

LA NACION

Conocé The Trust Project

Relacionados