Management 2030: transformación digital, la clave para superar la pandemia y construir el mundo que viene

Con la llegada de la pandemia de coronavirus, el mundo entero cambió. Tanto empresas como empleados tuvieron que adaptarse a trabajar remotamente, el comercio digital tomó una relevancia inédita y las videollamadas fueron el vehículo para llevar a cabo los encuentros sociales en un año con restricciones de circulación, entre otros cambios que llevaron a acelerar la transformación tecnológica.

“La digitalización que iba a ocurrir en una década pasó en un solo año. A la sociedad le costaba cambiar, a las empresas también, querían hacer un piloto de la transformación. Pero la realidad nos llevó puestos y tuvimos que transformar la vida a los ponchazos. Ahora, ¿cómo hacemos para reconstruir muchas cosas a partir de esto?”, se preguntó Sergio Kaufman, presidente de Accenture Argentina y de la región Sudamérica Hispana.

A un año de que la pandemia llegara a la Argentina, la transformación digital en las empresas y la sociedad fue el tema de conversación en la primera edición de “Management 2030”, el renovado ciclo organizado por LA NACION, que se emitió a través de LN+, así como también a través del sitio web y redes sociales del medio, y por YouTube.

Para Kaufman, preguntar dónde trabaja una persona quedó obsoleto. Con el teletrabajo cualquier persona puede ser empleado de una empresa global sin salir de su pueblo, razón por la cual las compañías están cambiando su cultura de integración organizacional, tendencia que se seguirá consolidando de cara al futuro. “Podés cambiar el mundo desde tu casa y las organizaciones pueden ser el vehículo”, añadió.

José Del Rio, secretario general de Redacción de LA NACION, y Sergio Kaufman, presidente de Accenture Argentina y de la región Sudamérica Hispana, dieron comienzo a una nueva edición de Management 2030
José Del Rio, secretario general de Redacción de LA NACION, y Sergio Kaufman, presidente de Accenture Argentina y de la región Sudamérica Hispana, dieron comienzo a una nueva edición de Management 2030Fabián Mlavolta

Edgardo Vásquez, gerente general de Laboratorios Bagó, señaló que de trabajar 100% presencial la compañía tuvo que migrar gran parte de sus operaciones a modalidad remota, a la par en que la empresa generaba alianzas estratégicas, como con el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), para buscar soluciones a la crisis sanitaria generada por el Covid-19.

“Nosotros lanzamos el año pasado una cápsula de innovación dentro de la empresa, para así ahondar en todas las iniciativas que teníamos. Cambió la realidad, no sirve pensar que lo que sirvió en 2019 va a servir en 2021. Cambió el tipo de consumidor, el paciente. El propósito sigue siendo el mismo, pero la manera de capturarlo ahora es a través de la innovación”, respondió Vásquez ante una pregunta realizada por el secretario general de Redacción de LA NACION y moderador del encuentro, José Del Rio.

Con la industria farmacéutica en el centro de la escena, para el ejecutivo la pandemia puso en relieve la importancia que tiene la salud en la sociedad y los obligó a ponerse a la altura de las circunstancias. “La forma que tiene Bagó de desarrollarse es a través de alianzas, el 40% de los ingresos de la compañía viene de modelos colaborativos. Lo que pasó con el INTA es que teníamos buenos investigadores en la Argentina, pero les faltaba el músculo de la investigación clínica, algo que podía aportar nuestro laboratorio. A partir de todo esto, lo importante es que, en el largo plazo, el país pueda contar con tecnología nacional para el desarrollo de vacunas”, agregó.

Desde el punto de vista de las telecomunicaciones, Marcelo Tarakdjian, CEO de Telefónica Movistar Argentina, indicó que durante la primera semana de confinamiento en marzo de 2020 el tráfico de Internet en hogares creció lo que tenía que aumentar en un año. La velocidad del cambio crece terriblemente. Antes te reinventabas cada diez años, después cada cinco, ahora todos los años porque el mercado te lo demanda y tenés que estar a la altura de los cambios que atraviesa la gente”, expresó.

Marcelo Tarakdjian, CEO de Telefónica Movistar Argentina
Marcelo Tarakdjian, CEO de Telefónica Movistar ArgentinaFabián Mlavolta

Ante el debate de si la tecnología es buena o mala, el empresario indicó que no observa que haya una “dicotomía entre los valores de época y la tecnología”, sino que depende de sus usos. “Si algo demostró la pandemia, es que la tecnología es un habilitador para acercar y conectar a las personas. La clave es el buen uso que se haga de ella”, graficó.

Respecto al boom del ecommerce, Tarakdjian aseguró que los cambios llegaron para quedarse y que la demanda “va a seguir creciendo”. En ese aspecto, recordó que hoy las pymes, que representan el 70% de la economía del país, tiene acceso a la tecnología y hasta un comercio de barrio vende a través de plataformas digitales.

Con él coincidió Kaufman, quien aventuró que el comercio electrónico “probablemente sea el cambio más grande de la historia” y añadió que la economía digital, tanto para las compras como para las finanzas, “no tiene ninguna vuelta atrás”.

La educación a distancia fue otro de los desafíos que se presentaron el año pasado. Por eso la aplicación Apprendo, que conecta a profesores particulares con alumnos de todo el país, explotó en demanda y jugó un rol fundamental en tiempos pandémicos.

“Tenemos clases, cursos y talleres. Lo interesante de este mercado es que siempre fue informal. Por ahí una persona tiene una habilidad y da clases particulares, pero para eso pone avisos en la parada del colectivo o consigue alumnos a partir de recomendaciones. Ahora, eso fue algo que se cortó y las personas necesitaban continuar con esas clases: ahí está Apprendo. Desde el minuto cero que lanzamos la plataforma, que quizá no era perfecta por la infraestructura y recurso que teníamos, la gente lo usaba igual porque le servía”, contó Verónica Silva, fundadora de la app.

Verónica Silva, fundadora de la Apprendo.
Verónica Silva, fundadora de la Apprendo.Fabián Mlavolta

Además, la joven emprendedora llamó a trabajar en la capacitación digital de las nuevas generaciones, para que no se queden fuera de la economía que se genera en torno a la cuarta revolución industrial. Según un informe del Institute for the Future (IFTF), el 85% de los trabajos que se demandarán en el 2030 aún no fueron creados.

“Lamentablemente, el sistema educativo no da abasto, entonces estos puestos de trabajo que pueden transformar a la Argentina requieren de una transformación del sistema educativo que es extremadamente conservador, acá y en el mundo. Hablamos de una brecha económica a futuro si no lo resolvemos ahora”, coincidió Kaufman.

Sin embargo, con un mensaje cargado de positivismo, el ejecutivo agregó: “Pero, a contramano de lo que se escucha sobre la generación de jóvenes de la Argentina, este país tiene un caldo enorme de talento, no se dejen cegar por la pandemia, por la crisis. La Argentina no tiene techo en formación de gente, de creación de oportunidad y de proyección al mundo”.

Edgardo Vázquez, laboratorios Bagó
Edgardo Vázquez, laboratorios BagóFabián Mlavolta

La abuela tiktokera

La transformación digital afectó a todos, incluso a los más grandes. Tal fue el caso de Nancy Roqueta, que, jubilada y aburrida en su casa de Hurlingham durante la cuarentena, se descargó la aplicación TikTok y comenzó a hacer videos que se volvieron virales en toda la región. En un año se ganó más de 30.000 seguidores en Instagram y 2,3 millones en la aplicación china.

Del Rio dialogó con Nancy Roqueta,
Del Rio dialogó con Nancy Roqueta, “la abuelita tiktokera”Fabián Mlavolta

“Me bajé la aplicación sin saber, antes de esto lo único que tenía era Facebook. Empecé a buscar qué era, cómo se hacían los videos, aprendí de referentes. Busqué para no quedarme. ¿Cómo puede ser que me quede fuera de un sistema? Puse mucho de mi parte para aprender y, como soy jubilada y no tengo otra cosa para hacer, me dediqué a estoy capaz estoy todo un día grabando un video”, contó.

Si bien las redes la llevaron al estrellato, aprender más sobre la tecnología también la llevó a conectarse con sus nietos y hasta hacer videollamadas con familiares que viven en España. “Todas estas cosas me cambiaron muchísimo, es maravilloso”, concluyó.

Conocé The Trust Project

Relacionados