Imputaron a tres empresas alimenticias por ”inducir a la confusión” con las etiquetas de sus productos

Este miércoles la Secretaría de Comercio Interior de la Nación imputó a las empresas alimenticias Nestlé, Agropecuaria Paso Viejo y Mondelēz, por presuntas infracciones en los etiquetados de sus productos. De acuerdo con el Gobierno, las compañías vendían productos similares a un mismo precio o engañaban sobre los ingredientes que contenían, maniobras que “podrían inducir a la confusión de los consumidores”.

Por un lado, Nestlé y Mondelēz fueron acusadas de modificar “mínimamente” una propiedad o contenido en algunos de sus alimentos, para así “incrementar sustancialmente” sus precios. Por el otro, no estarían informando de manera clara, cierta y detallada las diferencias entre bienes de igual categoría, marca y sabor.

Respecto al comportamiento de Nestlé, la secretaría que encabeza Paula Español observó que la empresa ofrece dos productos de Nescafé Dolca Torrado que tienen el mismo tamaño, contenido y variedad, e incluso poseen la misma información nutricional, sugerencias de preparación, ingredientes, contenido neto y recomendación para que su frasco de vidrio sea reutilizado.

“La diferencia más relevante entre ambos productos, es que uno de los envases contiene la leyenda “Estamos re-creando nuestro envase, dale nueva vida al frasco’, en color verde. La diferencia de precio entre estos dos envases es del 40%”, aseveró la subsecretaría de Acciones para la Defensa de las y los Consumidores.

En cuanto a la firma Mondelēz, la firma ya había sido imputada la semana pasada por el Gobierno por vender dos paquetes casi idénticos de las galletitas Pepito, pero a un valor distinto. En esta ocasión, la secretaría puso el ojo en las “reconocidas galletitas Oreo” por poseer presentaciones idénticas en cuanto envoltorio, color, diseño y frases, aunque con un gramo de diferencia (117 gramos versus 18 gramos) entre ambas. “No obstante, la variación de precio es de más del 50%”, añadió el texto oficial.

Finalmente, la empresa Agropecuaria Paso Viejo fue imputada por comercializar el producto Viejo Olivar y presentarlo como un “Aceite de Oliva Extra Virgen”, cuando en la letra chica del producto se aclara que contiene aceite de girasol y de oliva. A su vez, en la denominación del producto figura la descripción “aceite comestible mezcla”.

“De este modo, la empresa engañaría respecto de la verdadera calidad y naturaleza del producto que se vende en los comercios. Este tipo de envasados y rotulados torna casi imposible que las y los consumidores puedan distinguir los productos y coartar el derecho a elegirlos con información certera”, manifestaron.

Por el momento, la investigación todavía se encuentra en una instancia de imputación. En caso de que efectivamente se acrediten las conductas ya advertidas por el organismo público, cada una de las empresas podría llegar a afrontar multas de hasta un máximo de $550 millones, de acuerdo con el Decreto 274/19.

A finales de marzo la Secretaría de Comercio Interior creó el Sistema de Fiscalización de Rótulos y Etiquetas (Sifire), herramienta que busca evitar que existan múltiples presentaciones de un mismo producto.

“Al examinar previamente los rótulos y las etiquetas de los productos, se evitan ventajas comerciales, se impide la existencia de vacíos informativos y se previene la inclusión de mensajes con expresiones ambiguas o incompletas que induzcan a una decisión de compra equivocada o inconsciente”, cerró el comunicado.

La semana pasada la secretaría ya había imputado a la firma Mondelēz, así como también a las compañías Bagley y PepsiCo, por presuntas infracciones que refieren a la comercialización de productos con rótulos prácticamente idénticos o ya existentes en góndolas, pero que se vendían a precios más altos.

LA NACION

Conocé The Trust Project

Relacionados