Boca arma dos equipos, sin margen de error en el torneo local y con un duro viaje a la altura