Puñetazos a la pared y revoleo de camiseta: Cristiano Ronaldo, sin goles y sin competir por nada, vive sus días de furia en Juventus