Germán Chiaraviglio, el finalista olímpico al que mandaron a echar de su entrenamiento