Finanzas personales: en qué conviene invertir de acá a las elecciones

En año electoral, la incertidumbre ganan terreno en el plano económico. Si a ello se le suma la amenaza de una segunda ola de coronavirus, nuevas restricciones y las cuentas públicas del Estado en rojo luego de un año en el que la pandemia fue protagonista, el escenario de tensión se acrecienta. Por eso, a seis meses de las elecciones legislativas de octubre, los especialistas en finanzas recomiendan a los inversores que tengan “suma cautela” a la hora de armar su portfolio.

“Hemos atravesado un 2020 extremadamente difícil, con una pandemia que resultó ser letal para nuestra actividad económica, incidiendo en las principales variables macroeconómicas, como el tipo de cambio, inflación y empleo. Hemos comenzado un 2021 volátil, arrastrando las secuelas del año pasado”, indicó Pablo Castagna, director de wealth management de Balanz.

Considera que existen tres factores que predominarán en los próximos meses y que podrán acentuar dicha volatilidad. En primer lugar, la inexistencia de un “plan serio” de vacunación contra el Covid-19. El segundo punto, la incertidumbre de una nueva cuarentena, la cual “golpeará nuevamente la actividad económica” en tiempos donde se registraba una tenue recuperación. Y, finalmente, el “ruido político” preelectoral, con el armado de listas y la posible postergación de las elecciones primarias.

Así como hay tres factores de volatilidad, también hay tres perfiles inversores: conservadores, de bajo riesgo y quienes se animan a sumarle a su portfolio activos un poco más volátiles. “Básicamente, lo que los argentinos quieren es conservar sus ahorros en términos de inflación y poder de compra, conservarlos en términos de dólares. Y, justamente, es lo más sencillo de hacer”, aseguró José Ignacio Bano, gerente de research de InvertirOnline.

En un país acostumbrado a que el peso se devalúe, la opción más segura es refugiarse en el dólar. Aunque los expertos aclaran que “técnicamente no es una inversión”, a su vez agregan que la compra de moneda extranjera a través de la Bolsa es una buena alternativa para protegerse de los vaivenes económicos de la Argentina.

Durante los primeros meses del año, el mercado cambiario operó en calma. El dólar MEP se vende a $142,19, casi $20 más barato que el dólar oficial que, con el recargo del 30% por el Impuesto PAIS y la percepción del 35% a cuenta del Impuesto a las Ganancias, alcanzó los $160,88.

Por tal razón, el dólar MEP (mercado electrónico de pagos, por sus siglas) es el instrumento predilecto para los perfiles conservadores. “Si querés cuidar tus ahorros de una posible suba del dólar, lo más sencillo es el dólar MEP. Me parece un buen momento porque la cotización está muy baja y no tiene el límite de los US$200 mensuales”, remarcó Bano.

Por su parte, Leonardo Chialva, socio de Delphos Investment, consideró que probablemente “en algún momento puede haber volatilidad con el dólar paralelo en todas sus variantes”, pero es importante tener en cuenta que hoy en día “la divisa no es algo que esté barato, y eso que ya bajó bastante”.

En cambio, desde Balanz indicaron que este año una opción segura es posicionarse en instrumentos hard dólar, a través de créditos de renta fija corporativa argentina, ya que observan valor en la parte corta y media de la curva de los instrumentos.

Para los perfiles más defensivos recomendaron invertir en Tecpetrol 2022 y Arcor 2023 con rendimientos entre un 4% y 6%, mientras que para aquellos que poseen una aversión al riesgo los activos sugeridos fueron Genneia 2022, AES 2024 y Transportadora Gas del Sur 2025 con rendimientos desde un 10% hasta un 17%.

“Las recomendaciones sugeridas son excelentes alternativas para blindarse frente a un año turbulento, resguardado en compañías de primer nivel y con un flujo proyectado en moneda dura”, aseguró Castagna.

El dólar sigue siendo un resguardo de valor.
El dólar sigue siendo un resguardo de valor. Shutterstock

La inflación ya acumuló 7,8% en los primeros dos meses del año, de acuerdo con el Indec. En enero, los precios aumentaron un 4%; en febrero un 3,6% más. Siguiendo con esas proyecciones de inflación acelerada, a finales de este año la cifra llegará a ubicarse en un 46,4%, según un informe de LatinFocus Consensus Forecast, que reúne las previsiones de más de 40 consultoras y bancos.

“Vivimos en la Argentina y gastamos en pesos. Lo que más nos perjudica es la capacidad de compra, por lo que cubrirte contra la inflación está muy bien. Ahora venimos con una inflación bastante acelerada y se espera que a fin de año tengamos una cifra cerca del récord, más del 50%. Entonces, desde ese punto de vista, también hay algunas alternativas sencillas”, agregó el gerente de research de InvertirOnline.

Ante tal escenario, una de las inversiones más atractivas para refugiar el valor del peso son las compras de letras, bonos y plazos fijos que se ajustan por CER. Es decir, los activos se vinculan con el índice de Precios al Consumidor que elabora mensualmente el INDEC.

“Recientemente el Gobierno armó una curva interesante de pesos más CER e hizo que los rendimientos subieran un poco, por lo que hay tasa de interés positiva. Entonces, uno puede llegar a ganarle a la inflación más algo, y eso siempre es bueno para defender el valor de los pesos”, apuntó Chialva.

Para quienes buscan inversiones en el corto plazo, la opción recomendada son las letras atadas al CER (como el LECER). Tienen la bondad de ser poco volátiles, aunque no son tan líquidas como otras opciones (es más difícil deshacerse del activo).

En cambio, los bonos tienen un plazo más largo, pero los especialistas indicaron que son más fáciles de operar. Además, cuentan con rendimiento positivo, el cual se incrementa a mayor sea su vencimiento. “Por ejemplo, el TX22 rinde inflación más 1,5%, mientras que los TX26 devuelve la inflación más 8%”, graficó Bano.

Para aquellos inversores que se deciden y arriesgan un poco más, la opción es conjugar alternativas adicionales y armar un portfolio en donde se reúnan colocaciones que ajustan por CER y dólares, más acciones.

Las acciones son más volátiles que los bonos y, si la economía comienza a mostrar números negativos, el mercado puede anticiparse, venderlas y así empiezan a tirar hacia la baja. La contracara es que así como son más riesgosas, también pueden generar ganancias más importantes.

Las acciones son renta variable, pueden subir o pueden bajar, por eso no es para todos los perfiles. Y es algo que cambia todos los días, tal vez hoy se apuesta a las tecnológicas, pero mañana ya no es conveniente. En la Argentina hay posibilidades, pero si uno busca evitar el riesgo argentino, lo mejor es que no compre acá y apunte a las CEDEARs”, remarcaron desde Delphos Investment.

En este punto, los especialistas apuntaron a ponerle fichas tanto a los papeles mundiales (a través de CEDEARs, o también llamados certificados de depósito argentinos), regionales (con especial énfasis en Brasil) y locales (sobre todo a firmas industriales, energéticas y tecnológicas).

“Comprendiendo el contexto local, recomendamos activamente a nuestros clientes mirar el plano internacional. Entender los desafíos que enfrenta la humanidad es indispensable para entender cómo invertir. Cambios que modificarán significativamente nuestra vida cotidiana como el cambio climático, la conectividad 5G y la inteligencia artificial son algunas de las temáticas que tomamos en consideración cuando diseñamos inversiones inteligentes para dar un valor agregado”, cerraron desde Balanz.

Más información

Relacionados