La astronómica cifra en que se vendió una tarjeta de Tom Brady del año 2000