Sorpresa en Bienvenidos a bordo: Rodrigo Vagoneta presentó a su esposa y su hijo

Rodrigo Vagoneta presentó en público a su familia. El humorista, que frecuentemente llega como invitado a Bienvenidos a bordo” class=”com-link” data-reactroot=””>Bienvenidos a bordo (eltrece), en el último programa participó del concurso de los perros y fue acompañado por su esposa Jennifer y su hijo Benicio, que se destacaron con sus actuaciones en vivo.

Este viernes, mientras Guido Kaczka” class=”com-link” data-reactroot=””>Guido Kaczka leía el nombre de la siguiente concursante, se quedó sorprendido cuando Rodrigo, que estaba en el estudio, se fue a parar junto a ella: Jennifer y Benicio Vagoneta. Ah, la mujer de Vagoneta”, dijo, perplejo, el conductor. En seguida, le preguntó: “¿Cómo la llevás con tu marido? Bueno, está Benicio, un aplauso. ¿Cuántos años?”. “Cinco”, respondió el hijo del humorista.

Acto seguido, Kaczka consultó de qué cuadro era hincha el más chico de la familia: “De Boca”, contestó, dando lugar a una queja de su padre: “Yo soy hincha de River, mamá es de River y vos sos de…”, lanzó. “Boca”, volvió a completar sin dudarlo, y agregó que es fanático de ese club porque “le gusta el nombre”.

Rodrigo Vagoneta presentó a su familia en Bienvenidos a bordo

Jennifer, en tanto, señaló que en la casa se ríen mucho y que ella le chequea los chistes a su marido antes de salir a trabajar: “Yo le digo ese está bueno, ese no, ese no tanto”. “Yo le digo Guida porque tiene un gusto parecido al tuyo”, agregó Vagoneta antes de contar una de sus bromas características y advertir que Benicio también la conocía. El niño, entonces, repitió el chiste con su propia gesticulación e hizo explotar al estudio.

Por otro lado, Jennifer aseguró que Rodrigo se exige demasiado. “Si no están buenos no te salgo de casa. Tengo que dar lo mejor. Aparte, ya cambiamos el auto, venimos bien”, aclaró, entre risas, el cómico.

Antes de empezar a jugar, la esposa de Vagoneta también sorprendió a Kaczka con su imitación de Shakira, que le valió un segundo de tolerancia para que su marido se quedara con el premio en el juego de la travesía de los perros.

LA NACION

Relacionados