Real Sociedad ganó el clásico vasco y gritó campeón de la Copa del Rey en una final histórica