Los helados se reinventan y desafían preconceptos

Por muchos años los helados quedaron asociados a momentos de gran placer, pero llenos de culpa. Que engordan o que tienen mucha azúcar son algunas de las advertencias que siempre se escucharon, pero ahora el mercado trae propuestas que conjugan nutrientes con sabor y disfrute, sin descuidar la salud, siendo aptos para todo tipo de consumidores: desde aquellos que tienen enfermedades como la diabetes hasta colectivos que promueven el no maltrato animal.

Una de las marcas que está cambiando este paradigma es Haulani, que significa “hielo celestial” en hawaiano. Y la referencia a ese país en una explicación. “Quise aventurarme y enfrentar un miedo: qué podía pasar si me quedaba sin plata. Entonces, renuncié a mi trabajo, vendí todo y me fui de viaje. Un día, estando en la playa en Hawai, se me sentó un señor al lado y me empezó a contar que hacía helados de leche de coco. Esa conversación que en un primer momento parecía sin importancia se transformó en una idea central”, resume así Victoria Torterola el inicio de su emprendimiento.

Tortorela se define como amante del buen comer, y por eso ya daba clases de cocina antes de crear Haulani. “Cuando me di cuenta que podía hacer un helado de miel y cúrcuma me propuse desterrar la idea de que lo que es sano es feo. Se pueden hacer helados que te hagan bien, que hasta sean medicinas. Un plan detox a base de helado”, cuenta esta emprendedora que, al principio, hacía los helados en pequeñas máquinas que tardan casi dos días para hacer un kilo de producto.

“Obvio todo primero fue prueba y error. Producía en casa, luego compartí fábrica, volví a mi casa y finalmente armé una fábrica comprando todo por Mercado Libre, y en 12 cuotas. Siempre muy artesanal, trabajando de lunes a lunes. Ahora Guapaletas nos fabrica los helados y eso nos abrió la posibilidad de, por ejemplo, tener la tapa precintada, la fecha del vencimiento impresa en el envase. A nosotros nos sirvió, y a ellos también porque tenía capacidad ociosa”, relata Tortorela.

Actualmente los helados Haulani se venden en grandes cadenas de supermercados como Jumbo, en dietéticas y acaban de abrir su primer local en Mercat, en Villa Crespo. “En el último año crecimos un 250% y creímos que era el momento para dar el salto, incluso hace 4 meses que tenemos gerente comercial. Con este punto de venta directa al público queremos que la gente pueda llamar a las 22 horas y tener el helado sano que quiere. Antes, un sábado, si no te habías acordado de comprarlo antes, no tenías chances”, describe esta heladera que planea que ofrece productos sin TACC, aptos para veganos (con excepción del dulce de leche), elaborados con azúcar rubia orgánica y más.

¿El próximo paso? Quiere ampliarse al rubro de las golosinas, pero conservando la fórmula de que sean ricas y sanas. “Hicimos un dulce de leche de coco que acabamos de lanzarlo en frasco y eso nos abre la puerta para ir por más”, adelanta Torterola.

A fines de 2018 Clara Valente lanzó a la venta su creación: Pitaia Helados. “Empezamos vendiendo directo al público exclusivamente y de a poco empezamos a sumar dietéticas, almacenes orgánicos y algunos restaurantes. Hoy estamos en más de 100 puntos de venta en Buenos Aires (CABA y GBA) y, recientemente, desembarcamos en Neuquén”, cuenta esta emprendedora que planifica, para fin de año, triplicar los puntos de venta.

“Todos nuestros productos están elaborados con ingredientes de origen vegetal y 100% naturales, no utilizamos ningún tipo de aditivo químico o conservantes. Priorizamos, además, ingredientes de producción orgánica o agroecológica. Creo que es esto lo que nos destaca: vendemos lo que prometemos. Queremos generar salud y disfrute a través de un alimento realmente saludable”, define Valente.

¿Cuáles son los ingredientes principales de Pitaia? Castañas de cajú, almendras y coco, con los que elaboran las leches vegetales. A esto se agrega aceite de coco o manteca de cacao, y para endulzar azúcar orgánica para los sabores “con azúcar”, y stevia natural orgánica y xilitol para los sabores “sin azúcar”.

Al hablar de sus helados, Valente destaca que “nutricionalmente tienen un excelente aporte de grasas saludables, fibras y carbohidratos complejos (de lenta absorción). Sus ingredientes son de primera calidad y los trabajamos en su estado más puro”.

Los Pitaia son apto veganos, intolerantes a los lácteos, diabéticos e intolerantes al gluten. “Estamos en proceso de obtener las certificaciones para la tranquilidad de todos los consumidores, ya que prestamos especial atención al grupo de gente que ene alergias o intolerancias alimentarias y les cuesta encontrar opciones en el mercado”, agrega Valente, que fabrica paletas de vainilla con maní y choco blanco, lemon pie, cheesecake, maracuyá, entre otros.

Actualmente, Valente está inmersa en el proyecto de abrir a mitad de año el primer pick and point de la marca para operar con PedidosYa, que estará ubicado en Palermo.

NotCo es una de las firmas más reconocidas en el sector de alimentos elaborados a base de plantas. Y sus helados hicieron mucho ruido cuando entraron al mercado. “Nos propusimos sacar el animal de la ecuación para hacer productos iguales a los de origen animal, con el mismo sabor, textura y funcionalidad pero usando solo plantas, ayudando a cuidar el planeta. Nuestros productos permiten que cambiemos el mundo, sin cambiar lo que nos gusta”, define Belén Braun Solanet, head of marketing Argentina de NotCo.

“La diferencia en la elaboración con respecto al helado tradicional es que todas nuestras fórmulas son creadas por nuestro algoritmo, al que llamamos Giuseppe, que descompone a nivel molecular un alimento con componentes animales y los recrea solo con plantas. Los principales ingredientes son arvejas, agua, aceite de coco y azúcar”, describe la ejecutiva.

Al igual que las otras marcas, los helados de NotCo fueron bien recibidos por el público. “Sabemos que el consumo de helados en el hogar creció a tasas diferenciales. Antes de que empiece la cuarenta logramos lanzar nuestros NotIceCreams, que fueron superando todas las expectativas mes a mes, incluso siendo invierno. Nos sorprendió mucho”, dice Braun Solanet.

A fin de 2020 la marca sacó al mercado dos nuevos sabores: dulce de leche tentación y banana split, que se sumaron los ya disponibles: chocolate chips y strawberries & cream, y prometen más novedades en los próximos meses.

“Fue un desafío recrear los sabores favoritos de los argentinos. Por suerte las repercusiones fueron excelentes: no solo el impacto inicial, donde nos sorprendimos con la cantidad de gente y la locura por probarlos, sino también la performance posterior y la recompra. Estamos muy contentos de estar de a poquito logrando que todos, no importa sus decisiones alimentarias, puedan comer igual de rico y que de esta manera, tengamos un planeta más sustentable”, afirma la directiva de NotCo.

Ahora, darse un gusto es para todos y todas.

Más información

Relacionados