Thierry Henry se alineó con las protestas de los futbolistas europeos contra el Mundial de Catar